flash

1 año

Redes

Iker Jiménez genera polémica en las redes al hablar sobre las violaciones y los inmigrantes

Iker Jiménez

La ola de agresiones sexuales que azotó Colonia la pasada Nochevieja ha sacado a la luz un caso similar en Suecia, donde al parecer un supuesto grupo de inmigrantes abusó también de varias jóvenes durante un festival de verano en Estocolmo, según han revelado recientemente las autoridades de este país europeo.

El retraso con el que se ha conocido esta información ha llevado al periodista y presentador de Cuarto Milenio, Iker Jiménez, a reflexionar acerca de la censura de lo políticamente correcto en el cierre habitual de su programa.

"La nueva censura es lo políticamente correcto y cuando extiende sus tentáculos y lo domina todo, empieza a haber un miedo cerval a no quedar mal que te convierte en un títere de determinadas ideas", afirma el presentador al inicio de su comentario.

El resto de su discurso se centra en atacar a las autoridades suecas por no haber comunicado esta información antes del episodio vivido en Colonia. Algo, que a juicio de este periodista, se hizo porque los atacantes eran inmigrantes, "personas de otras etnias que tenían que ver ya con un movimiento de refugiados".

"La policía sueca tenía tal miedo a las corrientes más progresistas que se callaron la información. (…). Al ocurrir lo de Colonia, han admitido esos abusos por parte de esos individuos que a mí, particularmente, me da igual de dónde sean, pero si resulta que son de ahí habrá que contarlo exactamente igual".

El tono del periodista y la postura que ha tomado en este asunto ha dividido las redes sociales. Así, mientras cientos de usuarios y seguidores aplauden la sinceridad de su mensaje, otros tantos critican al comentarista acusándole de respaldar juicios xenófobos y racistas.

Jiménez, por su parte, vaticina ya al final de su comentario que este no dejará indiferente a nadie, pues detrás de estas declaraciones hay una situación complicada que ha acarreado en los últimos días actuaciones polémicas por parte del Gobierno de Merkel así como juicios xenófobos por parte de la ultraderecha alemana con respecto a la población inmigrante.  

El presentador, todavía perplejo porque ese "temor a no ser del rebaño –a ser marcado por un dedo social que te diga que eres un fascista–" justifique que se oculten informaciones oficiales de este tipo a la ciudadanía, asegura que en su programa no comulgan con lo políticamente correcto, ni tampoco con los tabúes que traen consigo determinadas corrientes de pensamiento. "Intentamos contar las cosas sea quien sea el protagonista. Y ya verán el resultado –prevé–. Habrá quiénes con su mentalidad siempre dividida, siempre en blanco y negro, no lo acepten. Y otros dirán que sí, que esto hay que contarlo. Y yo pienso como este segundo grupo", afirma tajante.

El presentador de Cuarto Milenio critica finalmente que esa censura se dé en un país como Suecia "más adelantado al nuestro" y "consagrado a lo científico".

"El poder de la autocensura, de lo políticamente correcto, es terrible, así que por lo menos sepamos que esto pasa. Nadie somos santos pero sepamos que hay conductas de pensamiento que nos castran mentalmente a todos, hombres y mujeres, y que no hacen más que impedirnos decir lo que debemos decir en libertad", sentencia el periodista.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios