Sexo
mar 06 / 2017

RELATO ERÓTICO

Un plan perfecto

Era una aburrida noche de sábado. Todas mis amigas habían salido con sus chicos a celebrar San Valentín. Sola en el sofá me compadecía de mí misma y de mis 34 años sin pareja. Nunca antes había notado la falta de un hombre a mi lado pero a medida que pasaba el tiempo las noches se hacían más frías.

En la televisión un programa en el que todo el mundo gritaba y un documental sobre la Segunda Guerra Mundial. No era un buen plan esto de los conflictos por lo que fui cambiando de canal hasta que encontré a dos personas haciendo el amor. La imagen era preciosa. Ella moviendo su cuerpo de arriba a abajo. No se veían genitales por ninguna parte pero era mucho más bonito poder imaginarlo. Los pechos de la mujer, grandes y turgentes, rebotaban en el torso desnudo del actor, el que por su cara, no estaba fingiendo disfrutar de la escena.

En ese momento sentí que no estaba sola. Me acompañaban el deseo y unas ganas horribles de tener un orgasmo. Fui hacia el cajón de la ropa interior. El verano pasado mi mejor amiga se casó y en la despedida de soltera le regalamos entre todas las chicas un vibrador. Como era de esperar y dado que no lo necesitaba, me lo regaló y desde entonces cría telarañas en el armario.

Ya era hora de limpiar los juguetitos y comenzar a disfrutar de mi vida sexual aunque fuera en la intimidad. Desenvolví la cajita y la abrí con ansia. Mientras tanto en la pantalla el sexo iba subiendo de tono y por fin pude ver la envergadura que calzaba el chico de la película.

Casi se me cae la baba cuando me quedé embobada con la mirada fija frente al televisor. La chica le estaba haciendo una felación mientras le cogía el pene con las dos manos. Cuando se cansaba le escupía sobre el glande haciendo que la saliva empapase su falo, la misma que a mí me resbalaba por la barbilla.

Me llevé los dedos a la cara y los unté con el líquido que había emanado de mi boca. Mi mano se hizo paso entre la tela de mi pantalón y abrió los labios de mi vagina para poder comenzar a explorar mi placer. Tras un rato admirando la escena cogí el vibrador y lo introduje en el interior de mi vagina. Apenas costó trabajo, pues la lubricación de mi cuerpo me había facilitado la entrada.

Cerré los ojos y pasé de la película. Ya no me interesaba lo que salía en la televisión sólo lo que comenzaba a imaginar mi cerebro. Por mi mente pasaron todo tipo de situaciones exóticas, románticas y escabrosas en las que tener sexo, pero me centré en aquella en la que me lo montaba con el marido de mi mejor amiga. Fue reproduciendo mentalmente lo que le haría sobre las sábanas, la forma en la que llegué al orgasmo.

Al final y de la manera más tonta conseguí tener una placentera noche de sábado. En fin. Me encanta que los planes, aunque improvisados, salgan bien.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Sexo
mar 25

NOTICIAS CALIENTES

El sexinformativo semanal

El mundo contra los seres sexuados. Anillos de metal que intentan estrangular penes, mapaches enloquecidos que se apoderan de pechos de modelos y hasta asientos con forma de pene para corregir el mal comportamiento de algunas personas. Menos mal que aún quedan vibradores que dejan de consolar para alegrar la vida de los seres humanos. Si quieres conocer a fondo todas las noticias HOT de la semana no os podéis perder este sexinformativo semanal.

Pronunciar estas dos palabras hará que tengas mejor sexo con tu pareja
mar 24

RELATO SEXUAL

Despedida a la francesa

Sus ojos se clavaron en los míos. Dicen que hay miradas que matan. En este caso, la forma en la que su pupila enfocó mi rostro me hizo sentir alivio e incomodidad a la vez. Llevábamos tres meses sin vernos, justo los que cogía un avión destino a Paris para vivir la 'aventura' del Erasmus. Otra aventura la esperaba a orillas del Sena...

Sexo
mar 21

NOTICIAS CALIENTES

El sexinformativo semanal

Nos quedamos sin chica de culito sexy, sin fiesta con stripper y hasta sin pene por culpa de un ciervo miope. Las noticias corroboran que a veces la realidad supera la ficción, sobre todo si un protagonista se lo monta con la valla del vecino... y no, no es el nombre de la mujer del afectado.

Comentarios