Starz

ÚLTIMOS EPISODIOS DE LA CUARTA TEMPORADA

Homeland, una serie nueva pero igual de brillante

Nos tragamos nuestras palabras. Tras un comienzo titubeante y falto de histeria y paranoia, la cuarta temporada ha resucitado a una Homeland diferente pero tan arriesgada como en sus mejores momentos. Entretenida, adictiva y además con ganas de reflexión

dic 22 / 2014

La cadena británica BBC estrenó el pasado mes de julio The Honourable Woman, una miniserie excelente en la clave del mejor cine negro sobre el conflicto político en Oriente Medio que, de no ser por las fechas en que se emitió, podría haber pasado desapercibida ante el dominio de la ficción estadounidense. Fue entonces cuando se recrudeció el enfrentamiento entre Israel y Palestina en uno de sus más sangrientos capítulos y dio un empujón colateral a la producción, que se convirtió en un fenómeno estival para críticos y espectadores. La actualidad concede a las series de televisión un aura de autenticidad y oportunidad que las pone en el mapa de la industria y puede hacer de ellas candidatas a grandes premios e incluso clásicos instantáneos, y algo similar ha ocurrido en las últimas semanas con la polémica resurrección de Homeland.

Aunque pueda sonar macabro y desafortunado lo cierto es que noticias como las declaraciones de Obama sobre las torturas de la CIA o el brutal ataque en un colegio de Pakistán de hace solo unos días nos recuerdan por qué la serie de Showtime ha sido tan importante en el panorama de la televisión de calidad. Sobre todo en estos últimos episodios en los que ha recuperado su parte más adictiva y también la más reflexiva, sobre los límites que han de cruzar los espías y agentes dobles en su misión de proteger la seguridad nacional. Desde su recta inicial en 2011, ya desde su cabecera repleta de imágenes y citas reales sobre la hemeroteca del terrorismo en EEUU, Homeland mostró un claro afán en retratar la paranoia colectiva heredada del 11S en un personaje bipolar, histérico y visceral, capaz de todo por evitar que ocurra otra vez.

Una recta final de infarto

Lo que parecía un intento fallido de resucitar todo aquello que hizo grande a Homeland se ha descubierto como una serie nueva, diferente, sí, pero contra todo pronóstico igual de brillante, o al menos más que el patinazo de la tercera entrega, con las mismas escenas adrenalíticas y las mismas posturas morales. La cuarta temporada nos devuelve a Carrie Mathison como jefa de la división de la CIA en Islamabad, Pakistán, meses después de la muerte de Nicholas Brody. Una misión contra uno de los cabecillas de Al Qaeda pone en evidencia una trama de espionaje que implica a los terroristas, a la inteligencia paquistaní e incluso al propio gobierno estadounidense.

Algunos caímos en la trampa de las expectativas, y de un comienzo quizá algo lento que estaba solamente poniendo las piezas del puzzle sobre la mesa para encajar más tarde, y mandamos a Homeland a la cama antes de tiempo. Los últimos doce capítulos recuperan a una Carrie mucho más contenida (y a una Claire Danes mucho más correcta, de nuevo en el negocio de los grandes premios) y con tramas algo forzadas (su affair con el personaje del joven Suraj Sharma) que han acabado reforzando nuestra implicación de cara al desenlace. Echábamos de menos la rabia de las dos primeras temporadas y hemos terminado tirándonos de los pelos en un clímax de infarto.

Homeland ha dejado de lado su innecesaria faceta romántica y apostando por lo adictivo, pero sin descuidar a sus personajes protagonistas. La relación entre Carrie, Peter y Saul demuestra que Brody estaba mejor enterrado y que los incómodos debates de la serie sobre qué es moralmente aceptable y qué no cuando se trata de antiterrorismo, algo que hemos visto en las portadas de los últimos días, son aún acertados y de pura actualidad. ¿Hasta dónde puede uno arriesgar la vida de los agentes que están a su cargo? ¿Hasta dónde la suya propia? ¿Y la de sus fuentes, prisioneros y enemigos? Parece que Homeland no estaba ni mucho menos acabada…

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

'Por trece razones'
abr 15

‘TEEN FICTIONS’ ICÓNICAS

‘Por trece razones’ y otras series (no tan) adolescentes que no te puedes perder

La serie de Netflix se ha convertido en el fenómeno de las últimas semanas al poner el foco en el suicidio y en el 'bullying', pero no es ni mucho menos la única ficción adolescente arriesgada que conocemos. Recogemos varias 'teen fictions' que, como 'Por trece razones', se dirigen a un público juvenil inteligente y más maduro de lo que pensamos. ¿Las conoces?

Tercera temporada de 'Broadchurch'
abr 08

FICCIÓN EUROPEA

10 series británicas actuales de las que debes estar pendiente

En un mes inabarcable en lo que a propuestas de series de televisión se refiere, hacemos un alto en el camino para recordar las que nos llegan desde Reino Unido. Y no lo hacemos para crear ansiedad, sino por si queréis reevaluar vuestra watchlist con otras ficciones interesantes. El thriller y el melodrama siguen muy vivos en la televisión británica.

Comentarios