Sexo

RELATO SEXUAL

La liberación de Úrsula

Eran las tres de la tarde. Justo quedaba media hora para despedirme de la jornada. Mi fin de semana no auguraba ser muy divertido pero cualquier cosa era mejor que aguantar a la estirada de mi jefa en la oficina. Úrsula era una mujer separada, extremadamente conservadora. Solía vestir con pantalón de elefante y camisetas de cuello vuelto. Dada su estatura de 1,82 hacía temblar hasta el último ratón en la empresa. Una coleta estirada y los labios rojos enmarcaban una cara con las cejas afiladas. Una bruja de cuento capaz de hacer realidad los deseos carnales de cualquier hombre en la vida real...