Actualidad

CEREBROS PRIVILEGIADOS

Jimmy Neutrón vive en la pantalla, pero existen versiones en el mundo real

Se dice que la imaginación de los niños no tiene límites. Quizás estos pequeños sean el ejemplo. Tienen algo en común: inventan para ayudar a la humanidad. No han nacido como parte de la ciencia ficción, ni nadie los hace por ordenador, son de carne y hueso.

jul 16 / 2017

Vivimos más de siete mil millones de personas en todo el planeta, es lógico que de vez en cuando se produzcan avances y se inventen objetos satisfagan las necesidades de las personas. Lo que no es tan normal es que las ideas salgan de cerebros aún por desarrollar, de niños.

Habitualmente viven felices con poco, están a lo suyo y solo les inquieta su hambre, su sueño y pasarlo bien. Pero hay excepciones. De vez en cuando aparecen niños preocupados por el ambiente que les rodea y que deciden tomar cartas en el asunto, mejorar la situación. Reuben Paul ha sido el último, pero no el único.

Hace no mucho, en Gonzoo hablábamos de Bishop Curry V, todo un ejemplo de amor fraternal y de ejemplo para el mundo.

William Kamkwamba

Vivía en Malawi con su familia formada por sus padres, siete hermanas y él. Tras una hambruna en 2001 no había casi alimentos para todos, algo que él no estaba dispuesto a admitir por lo que, a sus 14 años, construyó un molino de viento que le diera de comer.

Con apenas conocimientos de inglés, de manera autodidacta y relacionando gráficos e imágenes logró entender los libros que le sirvieron para llevar a cabo su idea. Recolectó chatarra y construyó un molino que generaba electricidad. Montó otros dos más que valían para dotar de sistemas de riego y electricidad su aldea, lo que supuso una gran herramienta de agricultura. Salvó su vida y la de su familia.

Actualmente, con 29 años, el inventor ha dado charlas en las famosas exposiciones TED, obtuvo el título universitario de Estudios Ambientales y se le conoce, gracias a su autobiografía como El chico que amaestró el viento.

Juan David Hernández

Natural de Matamoros, México. El joven alegaba que en su ciudad hay mucha delincuencia. El peligro acecha en cada esquina por la que pasa y el temor le llevó a inventar esta mochila multiusos.

Su característica más valiosa es que sirve como protección antibalas. Pero no se queda ahí, pues también incorpora alarma, GPS y demás gadgets que él mismo se encarga de explicar claramente en este vídeo.

Eudald Vehí

Este chico de Gerona, con tan sólo 11 años, ganó el premio Diamond en la feria londinense British Invention Show gracias a su innovación tecnológica en el sector energético.

Su proyecto consistía en un molino solar, un molino de viento que incorpora placas solares en las aspas, combinando así la energía solar y la eólica. Los jurados del concurso le explicaron a Eudald la gran practicidad de su idea: las placas solares pierden eficiencia al recalentarse, por lo que al ventilar las placas, se logra un mayor rendimiento.

Leonardo Viscarra

Nació sin su mano izquierda, pero ello no le ha impedido rechazar la ilusión de tener una. Decidió construirse una él mismo a partir de la tecnología.

El chico debió saber que las impresoras 3D valen para casi todo, por lo que decidió poner solución a su problema empleando una de estas. Descargó un diseño web para una prótesis que más tarde él mismo adaptó a sus propias necesidades. Tras varios intentos fallidos, logró la adecuada para imprimirla en el colegio con ayuda de sus padres y profesores.

inventores

Emma Yang

A su corta edad de 12 años ha tenido que lidiar con que su abuela sufra Alzhéimer. Su relación a distancia –la abuela reside en Hong Kong y ella en Nueva York– se ve muy lastrada por la enfermedad, por lo que ha patentado una aplicación, Timeless.

Este software para móviles de Emma consiste en facilitar el contacto mediante dos principales planteamientos: actualización e identificación. La primera premisa permite que el usuario vea diariamente lo que hacen sus seres queridos a través de fotografías. La segunda es que la aplicación realiza un escaneo facial indicando quién es cada persona que aparece en la foto.

Otra herramienta extra de Timeless es un recordatorio para el paciente si este va a llamar a la misma persona que hace cinco minutos.

app

Ayla Hutchinson

Un seguro cortador de leña. Se trata de un instrumento cilíndrico en el que se colocan las piezas de madera. A base de empujones y golpes de martillo, las maderas se cortan en trozos más pequeños y que arderán mejor debido a la finura de las briznas que quedan como resultado.

El Kindling Cracker, así se llama la herramienta creada por la joven neozelandesa de 16 años Ayla Hutchinson, es un invento eficiente y seguro para todos aquellos que deciden escapar del frío con el calor de una chimenea de leña.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios