Aulas

TITULADOS SIN PODER COLEGIARSE

700 abogados sin poder ejercer su profesión

Bloqueados y sin rumbo fijo. Así se encuentran casi 700 titulados en Derecho que siguen esperando a que los ministerios de Justicia y Educación convoquen el examen que les otorgaría el título de colegiado y, a su vez, les permitiría trabajar como abogados

mar 05 / 2014

Antonio Borjas tiene 23 años y está graduado en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid. Escogió esta carrera por vocación, porque cree en una justicia universal y accesible para todos. Aunque su sueño se vio truncado. Después de estudiar la carrera, hacer el Máster en Acceso al ejercicio de la Abogacía y las prácticas correspondientes (tal y como establece el plan educativo), no puede ejercer como abogado al no estar colegiado.

Lo único que le falta para que se le reconozca como tal es el examen de acceso al ejercicio de la abogacía que establece la Ley 34/2006. Una prueba que los ministerios de Justicia y Educación tendrían que haber convocado en febrero para realizarse en mayo. Tienen que pasar tres meses desde la convocatoria hasta su realización. A día de hoy, sigue sin tener una fecha.

«Desde la organización del Máster nos dijeron que la convocatoria estaba prevista hasta febrero de 2014. Mira a qué día estamos y aún no se sabe nada, ni siquiera cómo va a ser este examen, si tipo test y un caso práctico, si solo tipo test... y así estamos, esperando a ver qué pasa».

Este "caso sin resolver" provocó que Antonio y varios de sus compañeros crearan 'Abogados Sin Toga' (AST), una plataforma que reúne a muchos de los afectados por esta situación. Tal es el hartazgo, que el pasado 22 de febrero se manifestaron por las calles de Madrid con el lema 'Ni-nis del derecho por obligación' para denunciar su caso.

«Somos una organización formada por estudiantes. Nos reunimos para ver nuevas propuestas, entre ellas, organizamos la protesta. Fuimos unas 300 personas y nos apoyó muchísimas gente, entre ellos el decano del Colegio de Abogados de Alcalá de Henares, Vicente Sánchez, asociaciones como Jóvenes Abogados en Movimiento (JAM) y también nos respaldó Ciutadans, y la verdad es que eso anima mucho».

Para Antonio, lo más perjudicial es el tiempo que se pierde esperando la resolución final. El ver pasar los días, el no tener noticias del Ministerio, empeora y debilita sus ánimos. «Estoy desesperado. No puedo ejercer mi profesión porque no estoy colegiado y, como ya no soy estudiante, no puedo hacer prácticas. Es decir, no puedo ejercer mi trabajo y todo por la falta de eficacia de la Administración. Por eso lo que pedimos es o la resolución inmediata del examen o la moratoria de la prueba hasta 2016».

La estafa

Algo parecido le ocurre a Ivette Marte, una joven de 24 años graduada en Derecho también por la Universidad Carlos III. «Nos sentimos estafados. Pagamos un Máster en el que nos dijeron que íbamos a adquirir los conocimientos suficientes para pasar la prueba. De hecho, en el primer minuto del vídeo de presentación del Máster, el director del mismo señala que el curso "pretende garantizar el éxito en las pruebas de acceso".Pero, ¿cómo se va a hacer si ni siquiera se sabe cómo va a ser?».

Para Juan Zornoza Pérez, director del Máster en Acceso al Ejercicio de la Abogacía, aunque no se sepa la estructura como tal, el Máster facilita las herramientas para hacerle frente. «En el Máster, están en continuo contacto con abogados en activo y con casos prácticos. Esto hace que el alumno tenga todos los conocimientos necesarios para realizar cualquier tipo de prueba, sea como sea. Lo importante no es el examen, lo verdaderamente importante es saber ser abogado».

«Exigir que además del Máster se supere una prueba me parece exagerado. Cualquiera de los dos caminos por separado, tanto el postgrado como la prueba, valen para demostrar que se es un profesional», explica Zornoza calificando de ilógico la exigencia de las dos vías.

Más dinero y menos ayudas

Dicho Máster no es accesible para todo el mundo. Tanto Ivette como Antonio pagaron de 6.750 euros por cursarlo, una cifra menor si se compara con los 23.485 euros que cuesta en la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE).

«Lo único que favorecen todas estas medidas es limitar el acceso a esta profesión. Soy partidaria de estudiar un Máster si es necesario. Pero obligar a hacerlo porque si no es como si no tuvieses nada es algo excesivo. Estoy contenta de haberlo estudiado, me ha preparado muy bien, pero se podrían hacer las cosas de otra manera. Por ejemplo con más ayudas, porque con la actual situación económica y la subida de tasas, todo se complica».

A pesar de esto, el Máster sigue siendo una opción cada vez más habitual. Según 'Datos y cifras del sistema universitario español 2013/2014', presentado el mes pasado por el Ministerio de Educación, el aumento de estudiantes matriculados en un Máster en la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas ha pasado del 44,5% en 2009/2010 al 52,9% en 2012/2013.

La obligación de estudiar un postgrado también ha sido denunciada por Jóvenes Abogados en Movimiento (JAM). Para su portavoz, Alberto Cabello, también vicepresidente de AJA (Agrupación de Abogados Jóvenes, que pertenece al Ilustre Consejo de Abogados de Madrid), este nuevo sistema que se ha implantado no hace más que favorecer la desigualdad entre iguales. «Un Máster no te hace ser mejor abogado, eso lo hace la práctica. El derecho a la Justicia y el ejercicio de la misma tiene que ser igual para todos», asegura.

Por este motivo, su asociación estuvo presente en la manifestación convocada por AST, para cohesionar a todos y cada uno de los profesionales ante dicho problema. «Estamos ante una situación crítica donde 700 personas están abandonadas y no pueden ejercer su profesión porque aún no se ha resuelto cómo va a ser el examen. Es intolerable. Por eso salimos a la calle para protestar con ellos».

La glaciación de los 'dinosaurios'

Cabello, de 28 años, tiene claro que el futuro de la profesión pasa por las nuevas generaciones. Para lograrlo, trabaja por dar voz a aquellos que muchos intentan callar y enfoca su tiempo en aquellos que son aparentemente invisibles para el resto. «Todos los dinosaurios que están ahí mirando a ver qué pasa acabarán congelados, pero el cambio tiene que llegar y, con él, la revolución intelectual», argumenta.

Tal y como también reclama Vicente Sánchez, decano del Ilustre Colegio de Abogados de Alcalá de Henares. Para él, esta situación «da una mala imagen tanto a los abogados como a los colegios». Por ello solicita una solución a esta paralización. «La moratoria del examen es la solución más factible y es algo que preocupa al Consejo General de Abogacía. Por eso apoyamos cualquier medida para resolver el conflicto».

En medio de las negociaciones, Ivette se ha dado como plazo máximo hasta verano, época en la que espera que haya ya una resolución firme sobre este asunto, si no se irá al extranjero, porque en España ve el futuro complicado y, más aún, con la actual tasa de paro juvenil. «¡Estoy en la misma situación que alguien que no ha estudiado nada! Parece una broma pero no lo es».

Puede que su intuición no falle ya que, según fuentes del Ministerio de Justicia, ya se está trabajando en la redacción de un Real Decreto y se están estudiando las propuestas del Consejo de Estado y del Consejo de Universidades. "Todo apunta a que la prueba se celebrará antes de verano. No queremos que sea más tarde de esa fecha", dicen desde el ministerio.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios