Aulas

ELECTROLUX DESIGN LAB

Cuando el diseño se convierte en un sueño

Hace dos años, Francisco Barboza, decidió dejarlo todo para dedicarse al diseño. Ahora tras una larga formación es uno de los ocho finalistas del concurso internacional de diseño Electrolux Design Lab. ¿Su objetivo? Romper todos los obstáculos que se le pongan por delante

oct 14 / 2013

Su sonrisa y su mirada contagian ilusión y ganas de dejar claro que el diseño es lo suyo. Se llama Francisco Barboza y a sus 30 años se encuentra a las puertas de hacer un sueño realidad. Este aragonés es uno de los ocho finalistas de la undécima edición del concurso internacional de diseño Electrolux Design Lab al que se presentaron cerca de 2000 personas.

Kitchen Hub’ es el nombre con el que Francisco ha bautizado a su proyecto, un dispositivo inalámbrico ideado para reducir el desperdicio de comida y ayudar a los consumidores a llevar una alimentación más saludable. «Me puse a investigar sobre el tema del desperdicio de la comida y encontré un informe de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) del pasado año que decía que el 30% de la comida que se produce acaba en la basura, eso da una media de 90 kilos de comida por persona en Europa. Es un impacto social, económico y medioambiental enorme. No podemos permitir que se produzca comida para tirarla con el hambre que hay en el mundo», comenta.

Además del diseño le gusta mucho cocinar pero reconoce que es muy olvidadizo, «siempre me ha resultado un quebradero de cabeza controlar lo que tengo en la nevera y el momento de consumirlo. Por lo que, desgraciadamente, muchos alimentos se ponían malos y los tenía que tirar. Esto también supone una pérdida de dinero».

El proyecto de Francisco llama la atención en diversos aspectos, pero  él cree que el éxito ha sido el mensaje que manda, un mensaje social. «Es más que un producto, es una declaración de intenciones por parte de una marca y del usuario que pueda comprarlo. Es una concienciación social por ambas partes».

Cuatro aplicaciones

El diseño tiene cuatro principales aplicaciones: un stock de comida que controla los alimentos disponibles en cada casa observando en todo momento su fecha de caducidad para evitar el desperdicio; un sistema que permite hacer la lista de la compra; un plato nutricional que sugiere una dieta personalizada y, por último, recomendación de recetas según los ingredientes que tenemos en casa.

Francisco explica que tanto el suyo como los demás proyectos del concurso son ideas que podrían hacerse realidad en un futuro próximo aunque cree que, de las finalistas, la suya es la más realista, «las otras son más futuristas, yo lo que quiero es empoderar a la gente, dar las herramientas para marcar la diferencia, para que no seamos meros espectadores».

Formación entre los mejores

Francisco vive un momento dulce pero con los pies en el suelo en todo momento, «la repercusión mediática que está teniendo el concurso es increíble. Sirve para que la gente valore tu trabajo y saber en qué punto estás. También como promoción, como experiencia para mejorar y estar al nivel de estudiantes internacionales con los que es dificilísimo competir».

Habla de estudiantes internacionales porque conoce a más de uno y sus capacidades. Después de estudiar Ingeniería Mecánica en la Universidad de Zaragoza y de tener diferentes experiencias en este campo, Barboza decidió apostar por su verdadera pasión desde pequeño: el diseño. En 2011 se marchó a Turín (Italia) a realizar un Máster especializado en IED. «Tuve la oportunidad de hacer 'workshop' (seminarios) y talleres con profesores increíbles, esa experiencia en Italia me ha marcado profundamente. Fue muy duro porque hay que trabajar mucho, es difícil competir con rusos o italianos, tienen un don para el diseño».

Final en Suecia

Su visión ahora está puesta en un lugar, Estocolmo (Suecia) y en una fecha, el 16 de octubre. Este será el lugar y el día en el que se descubrirá el ganador. Allí presentará ‘Kitchen Hub’ a un jurado de expertos en diseño de reconocido prestigio internacional. «Quiero llevar mi presentación al punto emocional, sobre todo, con el tema del desperdicio de comida del que tampoco se habla mucho en los medios».

¿Los premios? Unas prácticas remuneradas de seis meses en Electrolux y un premio en metálico de 5.000 euros para el vencedor, mientras que el segundo y tercer clasificado recibirán 3.000 y 2.000 euros respectivamente. Además el favorito del público, elegido vía online, obtendrá 1.000 euros en metálico. Francisco le da menos importancia a las cantidades, «la experiencia, la oportunidad de trabajar allí para mí es lo más interesante de los premios. Conocer a diseñadores y gente del sector, estrechar lazos y que conozcan mi trabajo».

Gane o no gane, Francisco seguirá luchando por su sueño y emprendiendo. «Desde hace unos meses estoy trabajando como consultor de diseño autónomo. Además, tengo ideas de futuro de presentar algún producto en algún salón de diseño, también tengo puesta la mirada en Italia y China”.

También quiere mandar un mensaje a todos los jóvenes que tengan idea de llevar a cabo un proyecto: «que intenten tener una idea clara de negocio, en qué son realmente buenos, en qué pueden competir. Que vayan tras ello a muerte, que confíen en sí mismos e  intentar buscar lo que los hace diferentes.

Talento, juventud, entusiasmo, a Francisco no le hace falta nada más para triunfar. Esperamos que dentro de unos días su nombre vuelva a aparecer en todos los medios. ¡Suerte!

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

Manos tatuadas
nov 15

NO TE PREOCPUES, TIENE REMEDIO

Me he tatuado y me arrepiento, ¿qué hago ahora?

Los expertos lo reiteran: tatuarse debe emanar de una decisión meditada. Si no, podrías arrepentirte en un futuro no tan lejano. Por suerte para ti –si es tu caso-, existen soluciones, aunque es mejor no tener que acudir a ellas.

Tecnología en la piel: Biohackers
ene 17

NUEVAS TENDENCIAS

Biohackers, cuando la tecnología se instala bajo la piel

Implementarse tecnología en la piel es algo que está más cerca de lo que pensamos. Desde intriducirse un aparato en la piel para medir el nivel de azúcar en la sangre hasta unas pastillas que rellenan el cuerpo de circuitos. Estos son los proyectos que existen

Comentarios