Creadores

UNA OBRA DE CULTO

25 aniversario de Akira, la película

El 16 de julio de 1988 se estrenó en los cines Akira, la adaptación a la gran pantalla del popular manga de Katsuhiro Otomo. 25 años después, sigue siendo una obra básica del anime y la ciencia ficción

jul 18 / 2013

Esa fecha, 16 de julio de 1988, no fue escogida al azar para el estreno. En el comic imaginado por Katsuhiro Otomo, el 16 de julio de 1988 Tokio fue destruida por un nuevo tipo de bomba, desencadenando la tercera guerra mundial. La historia comienza en 2019 en Neo-Tokio. Otomo tejió una complicada trama en cuyo centro se sitúa la historia de Tetsuo y Kaneda, dos de los adolescentes problemáticos que integran una banda cuya pasión son las chicas, las drogas y las motos con las que circulan día y noche por esta nueva urbe renacida de las cenizas.

En una de las persecuciones nocturnas tras los Clowns, una banda de moteros enemiga, Tetsuo tiene un accidente al chocar con un extraño ser con el cuerpo de un niño y el rostro de un anciano. Ambos son recogidos por el ejército y Tetsuo es ingresado en un hospital. Sus poderes psíquicos llaman la atención del gobierno, que a espaldas de la ciudadanía dirige el Proyecto Akira. Así se inicia una enrevesada aventura en la que confluyen disidentes contra los planes conspiranoicos políticos, sectas religiosas y bandas juveniles.

La película y el comic

Katsuhiro Otomo comenzó a dibujar la serie de Akira en 1982 y no la acabó hasta 1990. Empezó a trabajar en la versión animada antes de haber acabado la historia escrita. Ésa es la razón por la que existen algunas diferencias entre la película y el cómic. A pesar de las dos horas que tiene de metraje, los seis tomos del manga abarcan una franja temporal mucho más amplia y permiten que el lector conozca mejor la vida de algunos personajes que en el film apenas tienen protagonismo, como el líder de los Clowns, o que directamente no aparecen, como el propio Akira.

En los ochenta, Japón permanecía aún desconocida a los ojos de Occidente. Incluso una de sus exportaciones más exitosas, el manga, aún no había sido descubierta. Los dibujantes europeos no habían hecho mucho aprecio al trabajo de sus colegas japoneses, exceptuando a Moebius, uno de los primeros en reconocer su admiración por Katsuhiro Otomo. Sin embargo, la película se convirtió inmediatamente en obra de culto y fue la llave que abrió las puertas para la difusión del manga y el anime fuera de Japón. 

Ciberpunk y realidad

Entre otras, la escena en la que un amasijo de cables emana incontroladamente del cuerpo de Tetsuo, un chico de reformatorio con graves problemas afectivos, hace que muchos consideren Akira como una obra referencial dentro del ciberpunk, un subgénero de la ciencia ficción en el que se entremezclan la robótica y los suburbios y personajes marginales. 

Rosa Montero, que hace no mucho dio a conocer su interés por la ciencia ficción con su novela ‘Lágrimas en la lluvia’, explicó muy acertadamente que este género no se evade de la realidad sino que profundiza en ella.

Akira se puede ver como una explosión de colores, efectos especiales, monstruos, disparos y acción, por supuesto. Obviamente, ése es el primer atractivo para cualquier amante de la sci-fi. Pero, efectivamente, también se puede ver como una fábula espejo de nuestros días. Al fin y al cabo, esos adolescentes tomando pastillas para huir de sus problemas emocionales en un contexto de crisis gubernamental no pueden sernos tan desconocidos.

Más de treinta años después de que Katsuhiro Otomo hiciese el primer esbozo, Akira no ha perdido ni un ápice de frescura y continúa cosechando fans por todo el planeta. Así son los clásicos.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

Ovejas
sep 30

PELÍCULAS

‘Baa Baa Land', una película para evitar el insomnio

Carreras para que no se escape el autobús, estudiar el examen hasta que el profesor exige que guardamos todo, tensión por saber la nota... Estrés, una tensión constante a muchas personas que luego les impide dormir como un león.

Comentarios