Creadores

CURIOSIDADES DE LOS CUADROS

Buscando a Wally en el Museo del Prado

La pinacoteca acaba de lanzar una aplicación con imágenes en ultra-alta definición que permite acercarse a los cuadros como nunca antes. Seleccionamos algunos detalles de obras maestras como 'Los fusilamientos' de Goya, 'Las meninas' de Velázquez o 'El jardín de las delicias' de El Bosco

mar 31 / 2014

En la película 'Blade Runner' (Ridley Scott, 1982), un hito del cine de ciencia ficción, el detective Rick Deckard (Harrison Ford) emplea una máquina para introducirse dentro de una fotografía. Las dos dimensiones de la imagen se convierten en tres, y él puede moverse por el espacio, una habitación, hasta encontrar una prueba fundamental. Second Canvas Museo del Prado no llega a tanto, pero también permite observar 'escenarios' desde perspectivas inéditas.

La aplicación contiene 14 obras maestras en ultra-alta definición que revelan detalles imposibles de ver sin una lupa o sin violar la distancia de seguridad del museo. También incluye radiografías e imágenes infrarrojas que dejan al descubierto los dibujos originales de las pinturas (ocultos bajo las pinceladas) y los arrepentimientos (los 'cambios de idea' del artista mientras realizaba la obra). Estos son algunos de los secretos que encierran sus gigapíxeles.

1. 'Los fusilamientos' (1814)

Losfusilamientos

Mayo de 1808. Napoleón Bonaparte planeaba colocar a su hermano José en el trono español, aprovechando las luchas entre el rey Carlos IV y su hijo, Fernando VII. Con la excusa de cruzar hacia Portugal, las tropas francesas habían tomado posiciones en toda España. La inestabilidad política hizo que la población se alzase contra los extranjeros, precipitando el inicio de la Guerra de la Independencia. Pero el levantamiento de los madrileños fracasó enseguida, los insumisos fueron detenidos y condenados a muerte.

En la pintura de Francisco de Goya, un grupo de hombres son fusilados al día siguiente (3 de mayo). Junto al joven que abre los brazos en cruz esperando el gesto definitivo, otros 'patriotas' portan la muerte en el rostro. El primero ya la ha experimentado; el segundo la teme y se esconde; el tercero la asume y baja la mirada. Del otro lado, un pelotón sin caras, sin humanidad; una máquina de matar.

2. 'Las meninas' (1656)

LasMeninasDetalleMano

La infanta Margarita, que entonces tenía cinco años, protagoniza la composición más compleja y realista de Diego Velázquez. La escena tiene lugar en el Alcázar de Madrid, donde el pintor tenía su estudio y donde, al parecer, estaba retratando a los reyes Felipe IV y Mariana de Austria (reflejados en el espejo del fondo). La infanta habría entrado a curiosear acompañada de sus meninas (damas jóvenes de compañía). Junto a ellas aparecen la enana Mari Bárbola, el bufón Nicolasito Pertusato, un mastín y, detrás, otros servidores de palacio.

Si se observa de cerca, la mano que inmortalizó a la Familia Real durante décadas parece que está en movimiento. Como si 'congelarla' en el cuadro hubiese sido una pequeña mentira; como si Velázquez ya hubiese decidido la siguiente pincelada y estuviese a punto de ejecutarla.  

3. 'El jardín de las delicias' (1500-1510)

ElJardindelasDelicias

Este tríptico es una de las obras más enigmáticas de El Bosco. El panel izquierdo representa el paraíso terrenal, un paisaje repleto de vida animal y vegetal. Dios trae a Eva de la mano y se la presenta a Adán. La pintura central, que da nombre al cuadro, tiene lugar después de que ambos hayan mordido la fruta prohibida. La Humanidad se ha entregado al placer y las perversiones (la lujuria y la sodomía, como se observa en la imagen). Hombres y mujeres viven en pecado sin saber que el goce es pasajero y tiene un precio.

La tercera tabla nos muestra cómo los vicios se han convertido en sufrimientos. Hasta los instrumentos musicales son ahora herramientas de tortura (uno de los condenados tiene una partitura escrita en el trasero que suena así). Los hombres han llegado al infierno, donde los siervos del diablo los torturan. El ser humano está sumido en aguas ponzoñosas, en la noche, en el fuego eterno. La obra tiene un claro carácter moralizador.

4. 'Judit en el banquete de Holofernes' (1634)

JuditCuadro

Nadie diría que esta respetable señora, lujosamente vestida, está a punto de matar a alguien. Pero la Biblia está llena de sorpresas. La escena que pintó Rembrandt está inspirada en la historia de Judit, la heroína judía. Tras ser invitada a un banquete por el general Holofernes, opresor del pueblo hebreo, lo emborrachó y decapitó. Después metió su cabeza en un saco y huyó. La radiografía permite ver bien a su anciana sirvienta, oculta tras una cortina y con el saco en la mano. También desvela la existencia de un 'fantasma', una figura que no aparece en la pintura final. Se trata de un 'arrepentimiento', una primera versión que fue descartada y cubierta de pintura.

Esta es la única obra de Rembrandt que posee el Museo del Prado (durante mucho tiempo se pensó que el cuadro representaba a la reina Artemisa, que se bebió las cenizas de su hermano y esposo cuando este murió).

5. 'Las tres gracias' (1630-1635)

LasTresGraciasDetalles

Hijas de Zeus, diosas de la alegría y los festejos, ideal de hermosura y fertilidad femenina. Jóvenes entradas en carnes, sí, en armonía con la naturaleza y en el extremo opuesto a los cánones de belleza actuales. Sus rostros están inspirados en la segunda esposa de Rubens, Helena Fourment, una chiquilla de 16 años con la que se casó cuando él tenía 53. A simple vista parece que están solas, pero no.

La corona de rosas que hay sobre ellas simboliza que están al servicio de Venus, diosa del amor. Una avispa milimétrica se esconde entre ellas. En la parte izquierda de la escena se ven, casi translúcidos, tres ciervos, animales que hacen referencia al deseo. Felipe IV adquirió este cuadro a la muerte del pintor. Carlos III consideró que era demasiado erótico, ofensivo, y se ocultó durante décadas en la Real Academia de Bellas Artes. Tampoco estaba solo: se guardó junto a otros muchos desnudos.

6. Dos miradas

DosMiradasCuadro

¿Alguna vez habías visto las arrugas del iris de Durero, las líneas de sus cejas y sus pestañas? ¿Habías percibido las grietas que surcan su 'Autorretrato' (1498), convirtiéndolo en un mosaico de diminutos pedazos de pintura? Probablemente no, como tampoco habrás alcanzado a ver el brillo en los ojos del 'El caballero de la mano en el pecho' (1578-1580) de El Greco si alguna vez lo has visto en el Museo del Prado. Durero dirige el ojo más lejano hacia el espectador, y el más cercano hacia la izquierda del plano. Su mirada está despierta, mientras que la del 'caballero' es más sobria. Melancólica incluso.

Del segundo cuadro se ha dicho en alguna ocasión que es un disimulado autorretrato de El Greco. Parece más probable que se trate de Juan de Silva y de Ribera, marqués de Montemayor, un hombre cercano al rey Felipe II. Por cierto, si eres un ferviente seguidor de 'The Walking Dead', la mirada de la izquierda, teñida de ámbar, quizá te recuerde a la de un infectado a puntito de convertirse... ¿Verdad?

(La herramienta solo está disponible para iPad y iPhone, pero pronto habrá una versión para dispositivos Android.)

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

El hombre que tallaba hojas
ene 21

ARTE IMPOSIBLE

El hombre que tallaba hojas

El artista iraní Omid Asadi crea esculturas meticulosas y extremadamente delicadas utilizando como lienzo uno de los materiales más inusuales del mundo: las hojas secas.

Comentarios