Creadores

ENTREVISTA A MARÍA ROZALÉN

«Es curioso que en la ciudad más poblada del país te sientas sola»

Lleva cantando desde que era una cría y ganando premios desde los 19, pero no hemos oído hablar de ella hasta que el año pasado publicó su primer disco, 'Con derecho a...'. María Rozalén (Albacete, 1986) prepara ya su segundo álbum aprovechando los últimos coletazos de una gira con la que ha triunfado en media España

jul 29 / 2014

Con un disco bajo el brazo y con otro que verá la luz dentro de muy poco, María Rozalén ha conseguido hacerse un hueco en una industria musical en crisis. La 'niña insoportable' (como ella misma se define) se convirtió en una cantautora a base de trabajo, cambios de residencia y vivencias personales. Su historia empieza con 14 años, o antes.

Antes, porque de niña ya había coqueteado con guitarras y micrófonos. «Mi madre me metió a tocar la bandurria a los siete años a la rondalla de mi barrio en Albacete. Y ahí fue donde empezó todo». Pero fue a los 14 cuando comenzó a escribir: «Yo tenía mucho compromiso social con las canciones. De hecho, la primera canción que canté hablaba de un viaje en patera. Era muy mala, aunque tenía un sentimiento más profundo».

Su primer disco, 'Con derecho a...', salió a la venta en el año 2013. Desde que fue lanzado hasta que la explosión mediática estalló sobre Rozalén (su nombre artístico) transcurrió poco tiempo: exactamente lo que tardó el primer single, '80 veces', en dinamitar Youtube con más de dos millones de reproducciones.

De Albacete a Lavapiés, y a componer

Rozalén escuchaba a su madre y a su abuela cantar: «En la familia he tenido mucho estímulo musical desde muy 'chica'». Y claro, se le pegó. Con 16 años ya estaba dando su primer concierto en Albacete. Con 18 empezó a estudiar psicología y, al acabar, volvió a coger la guitarra.

Vino a Madrid en busca de trabajo. Como no salía nada, estudió un máster en Musicoterapia. «Me inspiró Lavapiés, aunque los primeros meses fueron duros. Es curioso que en la ciudad más poblada del país te sientas sola». 'Con derecho a...' se fraguó en la capital de España, mezcla de todas las influencias que han acompañado a la albaceteña a lo largo de su vida: «Desde Carmen París a 'Calle 13', pasando por la 'Mala Rodríguez' o Lola Flores. Muchísimos artistas de diferentes palos».

María en sus letras habla de amores, de personas, de encuentros y desencuentros: «Cualquier carrera creo que influye, como en todo. Pero al fin y al cabo la psicología es el estudio del comportamiento». El ser humano, siempre interrogándose acerca de su condición: «Hay canciones, incluso, que me han surgido de preguntas que me hacía yo misma en clase».

Mariarozalen

La vida, las casualidades

Una de las cosas que desde el principio atraen de Rozalén, es su doble. Una mujer que parece su sombra en cada concierto pero que no canta, solo gesticula: «A Beatriz Romero la conocí de casualidad, en Bolivia. Me la tuve que traer. En los conciertos la sacaba cuando ella venía a verme y nos hicimos amigas».

Parece una broma de mal gusto que un sordo escuche música, pero gracias a Beatriz, el mensaje llega: «Es de esas casualidades maravillosas que te regala la vida, que encima hace que mi música sea accesible. A través de ella he conocido a mucha gente del colectivo sordo».

Y ese clavel en el pelo. Es habitual ver a María, allá por donde vaya, en cada concierto que dé o en cada foto que se haga, con una flor recogiendo su cabello. «Otra casualidad. Cuando empecé a cantar me puse en varios conciertos seguidos una flor en el pelo, porque me dio por ahí». Y hasta tal punto que la de Albacete ya no sale nunca a escena sin ese clavel: «No hay manera de quitármelo. Parece que si no lo tengo me va a ir mal el bolo. Forma parte de mí», y bromea: «Es como las gafas de la Martirio, esto ya no me lo quito».

Aunque todavía no hay fecha para el lanzamiento de su segundo álbum, Rozalén ya trabaja en él. «Mis canciones nuevas están en la onda del primer disco, pero lo que está seguro es que voy a picotear de varios palos, porque si no, me aburro».

Y como al principio, como en los temas que escribía con 14 años, en los que había un compromiso social latente: «Sí que habrá una canción un poco 'trallera'. Tengo pendiente volver a ser un poco más consciente, más coherente con el mundo en el que vivimos ahora mismo».

Aunque el álbum está medio avanzado (lleva unas cinco canciones), de momento toca esperar: «A lo mejor entro en tristeza máxima... Pero esperemos que no, a mí, las canciones me tienen que salir alegres», confiesa entre risas María.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios