Creadores

ENTREVISTA A CHRIS EVANS

«Moriría por mi país si estuviera luchando contra los nazis»

El Capitán América es el perfecto superhéroe, el que antepone la seguridad del ciudadano a la suya y que es capaz de rebelarse contra su propio gobierno para defender valores como la justicia y la igualdad. Ahora, este personaje de cómic regresa al cine en la piel del actor Chris Evans. Gonzoo habla con él sobre la película, que está a punto de estrenarse, y sobre los valores que comparte con el superhéroe de Marvel

mar 27 / 2014

El primer vengador de Marvel Comics, el Capitán América, fue un elemento de propaganda estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. Sí, pero también un icono muy popular por defender valores como la justicia, la igualdad o la libertad. Chris Evans, hijo de un dentista y de una directora artística de un pequeño teatro, ha sido elegido nuevamente para portar el honorable traje de este superhéroe en el cine.

Evans es tan humilde como su personaje y ha hecho todo lo posible por no convertirse en la celebridad que todo el mundo piensa que debería ser. Incluso ahora que ha dado el salto y estrena una película de más de 100 millones de dólares, mantiene una postura modesta ante el éxito.

En su charla con Gonzoo, el joven actor revela que en esta nueva entrega del superhéroe veremos a un hombre torturado, más en sintonía con Batman que con la personalidad del Capitán América. Evans, procedente de un suburbio de Boston, se enfrenta al reto más grande de su carrera: convertirse en uno de los personajes icono del siglo XX. Reconoce que tal vez abandone la interpretación en un futuro cercano, pero hasta que llegue ese día, disfrutemos de su papel como Steve Rogers en 'Capitán América: el soldado de invierno', una cinta dirigida por los hermanos Anthony y Joe Russo que cuenta también con Robert Redford, Scarlett Johansson y Sebastian Stan.

GONZOO: 'Los cuatro fantásticos', 'Los Vengadores', 'Capitán América'... Parece que te gustan los superhéroes.

CHRIS EVANS: Me gustan mucho, sí, aunque nunca pensé que interpretaría a uno.

G: Sin embargo, ser un superhéroe y comportarte como tal se ha convertido en tu trabajo.

C.E.: Sí, sobre todo prepararme físicamente, lo reconozco. Acabo de empezar en el gimnasio para la nueva entrega de 'Los Vengadores' y me duele todo. La exigencia corporal del personaje es excesivamente dura.

G: Durante mucho tiempo, este personaje se asoció a la propaganda estadounidense. ¿Crees que la película puede verse afectada por ello?  

C.E.: No lo sé, espero que no porque creo honestamente que no lo es. Este personaje puede ser el capitán de cualquier país. Es la historia de un buen hombre que pelea por lo que está bien: justicia, compasión...  Son valores humanos. Lo que ocurre es que el comic se desarrolló cuando nosotros estábamos luchando contra los nazis y se convirtió en una herramienta propagandística. Eso no es lo que estamos tratando de hacer con esta película, y espero que el público lo entienda.

G: ¿A qué debe enfrentarse el Capitán América en esta película?

C.E.: Es la entrega más oscura porque tiene un tinte político que las otras no tenían. Al principio, Steven Rogers es un buen hombre sin ningún tipo de conflicto, no es Batman, no es un alma torturada. Este filme le sacude porque duda de Shield, la compañía para la que trabaja. El Capitán está muy acostumbrado al mundo de los años 40, cuando estaba muy claro quién era el villano y quien el héroe.

En este caso, debido a los avances tecnológicos, con el interés de mantener la seguridad de la gente, se traspasa la privacidad, un tema muy actual que ha creado un gran debate. Es más complicado para el Capitán América distinguir entre el bien y el mal.

G: En efecto, en la cinta aparecen muchos elementos tecnológicos. ¿Eres bueno con la tecnología? 

C.E.: Qué va, soy malísimo. No sé ni utilizar bien mi teléfono. Acaban de regalarme un iPhone y sigue en la caja. Me da miedo abrirla porque sé que tengo que leerme las instrucciones y soy terrible para entenderlas.

ChrisEvans

G: ¿Morirías por tu país como el Capitán América?

C.E.: Si es por las razones adecuadas, sí. Por ejemplo, si mi país estuviera luchando contra los nazis seguro que sí, absolutamente.

G: ¿Cuánto has tenido que invertir de ti mismo en este personaje?

C.E.: Reconozco que tuve muchas dudas al principio porque me daba miedo cuánto podría cambiar mi vida. No ha sido especialmente complicado lidiar con la fama, al menos hasta ahora. Me he dado cuenta que va como la marea: cuando la película se estrena, la atención se centra en mí, pero desaparecerá una vez termine la promoción. Gracias a largometrajes como este me han surgido otras oportunidades, como dirigir mi primera película

G: ¿Qué sentiste cuando te ofrecieron el papel?

C.E.: Dudé a la hora de volver a representar un héroe como este. Yo no quería convertirme en el personaje. No porque ya hubiera hecho de superhéroe antes, sino porque el compromiso de un contrato por seis películas es enorme. Es una decisión que se lleva un buen pedazo de tu vida.

Si estas películas tienen éxito en la taquilla puede que esté interpretando este papel hasta los 40 y eso es una locura. ¿Alguien puede tomar una decisión sobre los 10 próximos años de su vida? ¿Qué ocurriría si decido dejar la interpretación? No podría por contrato. Es aterrador. Pero si la película va mal es aún peor, porque podría quedarme sin trabajo… Estoy angustiado.

G: Entonces, ¿qué te llevó a firmar el contrato si tenías tanta aprensión? 

C.E.: Lo cierto es que dije que no tres veces, pero regresaban con una nueva oferta. Yo pregunté a mis amigos, a mi familia, a mi equipo de representantes... Nadie me dijo que no lo hiciera. Todos me decían si era idiota. Al final le pedí consejo a un par de compañeros con quien tengo una relación muy cercana y que tienen una visión de la vida similar a la mía. Cuando les conté mi situación me dijeron "tienes que hacer esta película. Estás tomando una decisión basándote en el miedo y no puedes hacer eso". Poco a poco me fui convenciendo.

CapitanAmericaFilm

G: Parece que la fama es un constante quebradero de cabeza...

C.E.: Digamos que no es saludable. En mi opinion, influye mucho en tu ego. Yo trato de mantenerme humilde. Viajo a ver a mi familia a Massachusetts siempre que puedo y paso tiempo con mis amigos tratando de olvidar lo que significa Hollywood. Acabo de dirigir una película y ha sido una gran experiencia, exactamente lo que deseaba. Eso es lo que quiero hacer con mi vida. La interpretación me gusta, pero no es lo mismo. Me encanta el aspecto creativo a la hora de crear un filme. 

G: O sea que para ti es más importante el artista que el actor vanidoso.

C.E.: Exactamente [risas]. Algunos actores disfrutan la fama, mi meta es vivir una vida normal en Massachusetts. Era algo divertido cuanda tenía 20 años, pero con 30 ya estoy un poco cansado.

G: Hablas mucho de tu familia, ¿cómo es?

R: No sé qué te dirían ellos sobre mí, pero sobre ellos lo único que yo puedo decir es que son maravillosos. Estamos muy unidos, nos llevamos bien, tenemos salud y no tenemos problemas a la hora de expresar nuestros sentimientos. No hay secretos entre nosotros. Mis hermanos y yo hemos tenido una infancia fantástica, hemos podido jugar con nuestra imaginación, y eso lo hemos trasladado a nuestra vida adulta. Supongo que de ahí viene que todos estemos involucrados en el mundo de la interpretación.

G: En esta lucha entre fama y anonimato... ¿has conseguido mantenerte lejos de los 'paparazzi'?

R: Sí, cuando salgo procuro no ir a lugares donde sé que voy a encontrarme con un fotógrafo. Me parece terrible ser conocido por tu vida privada o por tu novia de turno y no por tu trabajo profesional. Antes la audiencia elegía a sus celebridades basándose en su trabajo artístico. Hoy las celebridades eligen serlo gracias a que desvelan quién pasa por su dormitorio.

G: No queremos que tú lo desveles, pero ¿cómo está tu corazón en estos momentos? ¿Hay amor?

C.E.: Está en estado libre. Mi perro es quien ocupa mi corazón y mi tiempo porque vive conmigo. Con mi trabajo es muy difícil mantener una relación sentimental.

ScarlettCapitanAmerica

G: ¿Cómo ha sido trabajar junto a Robert Redford?

C.E.: Todos estábamos un poquito intimidados con su presencia los primeros días. Pero es un gran profesional, un compañero estupendo y ha sido un orgullo trabajar a su lado. Como director le admiro muchísimo y, sin duda, podría haber tomado el rodaje, pero no lo hizo. Sus películas son muy buenas y ha hecho mucho por el cine independiente. Es una leyenda viva.

G: El Capitán América es un gran ídolo, pero ¿cuál es tu héroe particular?

C.E.: Mi padre. Sé que suena a cliché y ojalá tuviera alguien mejor, como Barack Obama, pero mi padre es mucho mejor [risas]. Es un auténtico campeón. Ha vivido muchas cosas, todavía está sufriendo, pero siempre piensa en los demás antes que en sí mismo. Es un gran hombre, un gran ejemplo. Tal vez no sea bueno a la hora de expresarse, pero seguro que se lee 10 libros sobre cómo expresarse antes de decir nada. Siempre lo intenta, aunque se sienta abatido. Es capaz de hacer lo que sea por ayudar a su familia, por conseguir lo que él cree que es justo. Para mí es el mejor héroe que un hijo puede tener.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Ovejas
sep 30

PELÍCULAS

‘Baa Baa Land', una película para evitar el insomnio

Carreras para que no se escape el autobús, estudiar el examen hasta que el profesor exige que guardamos todo, tensión por saber la nota... Estrés, una tensión constante a muchas personas que luego les impide dormir como un león.

Comentarios