Creadores

ENTREVISTA A LUZU

«Un 'youtuber' no tiene vacaciones»

Todo comenzó como un 'hobby', una afición, un modo distinto de hacer algo distinto. Porque, hace dos años, ser un 'youtuber' en España era algo poco común, casi residual. Los tiempos han cambiado. El 'hobby' de Luzu ha derivado en una profesión, con muchas alegrías, más sacrificios y con la responsabilidad de tener más de dos millones de suscriptores entre sus tres canales de YouTube

feb 11 / 2014

'Donde puedes hacer el gilipollas sin ser político'. Luzu sonríe cuando se le recuerda la frase que aparece en el fondo de una de sus cuentas de Twitter. «Es una forma de decir que este es un lugar para el humor, para reírse, para hacer un poco el idiota y olvidarse de las cosas malas del día a día, por eso la comparativa con el político», explica.

Luzu es el apodo (también nick) de un joven de Bilbao de 28 años cuyos vídeos acumulan millones de visitas en YouTube. No quiere revelar su nombre real, pero millones de personas conocen su cara. Dejó un trabajo y una vida en Madrid para probar suerte y empezar de cero en Los Ángeles (EEUU). De profesión ‘youtuber’, Luzu atiende a Gonzoo antes de su participación en el encuentro ‘Videojuegos, cómo convertir una afición en profesión’, organizado por la Universidad Europea de Madrid con motivo del lanzamiento del MOOC en Diseño, Organización y Evaluación de videojuegos y Gamificación.

LuzuVlogs, Luzugames, LuzuyLana… Tres canales distintos, tres mensajes diferentes, «pero siempre soy yo mismo, nunca hago guiones», aclara el videoblogger. Esa naturalidad y tono desenfadado han hecho que sus particulares ‘mítines’ sean seguidos por más de dos millones de suscriptores.

GONZOO: ¿Qué es ser un ‘youtuber’?

LUZU: Es tener libertad para producir contenido, poder hacer lo que te gusta sin tener que dar explicaciones a nadie. Si tuviera que definirlo con una palabra: libertad.

G: ¿Cómo surgió la idea de crear un videoblog?

L.: Un día, viendo un vídeo de un ‘youtuber’ estadounidense pensé: “Me gustaría hacer esto, sería divertido”. Fue algo que empezó como un hobby y ahora se ha convertido en mi profesión.

G: Tienes un acuerdo ‘partner’ con YouTube. ¿En qué consiste?

L.: YouTube tenía hasta hace poco [el sistema está en proceso de cambio] un programa por el cual cuando un canal tenía un determinado volumen de visitas, la plataforma contactaba contigo y te ofrecía el 'partner', consistente en una serie de factores diferenciadores en el canal como un banner, más personalización y, además, la posibilidad de monetizar los vídeos: poner anuncios y cobrar, parecido a como hace la televisión. Hoy, el sistema funciona más mediante 'Networks' [grandes distribuidoras de vídeos online].

G: ¿La creación de vídeos da para vivir?

L.: Se puede, pero es complicado. Un ‘youtuber’ gana en base a las visitas que tiene. Lo cierto es que no se suelen dar cifras abiertamente, Google controla mucho este aspecto. [Las cifras oficiosas pueden variar de 50 centavos a un dólar estadounidense por un determinado número de visionados].

G: Un día decidiste dejarlo todo e irte a Los Ángeles…

L.: Estudié Comunicación Audiovisual y trabajaba en Madrid en temas de marketing. Pero una mañana me dije: “Quiero cambiar. Si sigo este camino ya sé dónde va, y ahora tengo la edad para cambiar”. Me fui a Los Ángeles (California, EEUU), hice un máster en la Universidad de California (UCLA) y, a la vez, empecé a hacer prácticas en una empresa, que me contrató un tiempo después. Me fui con ahorros, como suele decir 'con la maleta', pero a base de esfuerzo [trabajó un año gratis, para ir al trabajo tardaba 45 minutos en bicicleta] todo ha sido muy positivo.

G: Allí conociste a Lana, tu pareja, con la que tienes un canal de YouTube muy especial.

L.: Sí, yo ya hacía vídeos y me apetecía que ella participara. Nuestro primer vídeo, 'Expresiones nuestras', funcionó genial, lo pasamos muy bien grabándolo. La experiencia le gustó y hablamos de hacer un canal distinto, no enfocado tanto al humor sino a ayudar a la gente, tipo consultorio. Así nació LuzuyLana.

G: ¿Y si un día rompéis? ¿Qué pasaría con el canal?

L.: Supongo que haríamos como los padres divorciados: lunes y martes uno, miércoles y jueves el otro y así (risas).

G: ¿Cuántas horas pasas grabando?

L.: Depende del canal. Los vídeos de LuzuVlogs son los que más tiempo me llevan. Pensar el tema no tanto, si voy por la calle me apunto las ideas en el bloc de notas del móvil. Grabarlo me lleva media hora más o menos y editarlo una hora. Para los tres canales trabajo siete días a la semana, 14 horas cada día. Es mucho más de lo que trabajaba antes en mi trabajo, pero por otro lado tengo la satisfacción de no sentir que estoy trabajando. No obstante, lo que la gente desconoce es que un ‘youtuber’ no tiene vacaciones. Para nosotros, cuando la gente está de vacaciones es cuando tiene más tiempo para ver vídeos.

G: Tu canal de videojuegos también tiene muchos adeptos. ¿Qué tipo de juego te gusta más?

L.: Los juegos que me gustan son aquellos que dan libertad, tipo Minecraft, GTA… No hay ningún juego que no me apetezca jugar, es muy difícil no divertirse con un videojuego.

G: ¿Y cuáles serán las claves del futuro de la industria del videojuego?

L.: En los últimos años se ha demostrado, mediante las aplicaciones móviles, que el aspecto visual y grafico no es una necesidad. Ya no importan tanto los píxeles. Cuanta más libertad dé un videojuego, mejor. También será importante la manera en que te hagan integrarte en el juego. En el momento en que puedas, de verdad, trasladarte a ese mundo virtual, vivir esa vida, ser parte de él, diré: '¡Oh Dios mío, se acabó!'. Todo es posibilidad, los videojuegos dan posibilidad.

G: ¿Crees que mucha gente se está subiendo al carro de los videoblogs por moda? ¿El ser un ‘youtuber’ puede perdurar?

L.: Bueno, es similar a preguntarse si uno quiere ser futbolista por moda. Ves algo que te gusta y quieres imitarlo. Más que una moda, YouTube es atractivo para la gente porque es una forma de expresarte, de conectar con personas. Y perdurará porque hay parte de la audiencia, un target concreto, que no consume televisión, consume YouTube.

G: ¿En qué sentido?

L.: Es un target que va de 13 a 17 y de 18 a 25 años. Ya no les valen los programas de televisión y buscan un contenido diferente. YouTube es un sustitutivo de contenidos que los medios tradicionales no ofrecen.

G: ¿Una fórmula para lograr que un vídeo consiga millones de visitas? ¿Esperabas el éxito de tus vídeos?

L.: Este último año ha empezado a crecer todo mucho y rápido. Antes hacía las mismas cosas y no había público; ahora lo hago y hay gente al otro lado de la pantalla. Y realmente no hay muchas claves para conseguir viralidad, sino sería muy fácil de hacer, pero cuanto más puedas hacer que la gente se sienta representada y se identifique con tu contenido, más posibilidades tendrá de ser viral. Los nichos van en contra de ese carácter viral, la gente quiere ver soluciones, ideas a las situaciones por las que pasa.

G: ¿Cuál es el camino del éxito de Luzu?

L.: Divertirme con lo que he hecho siempre. Nunca he tenido miedo a cambiar todo de forma radical si fuese necesario o si me apetecía.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



EXTRAS

  • MOOC (Massive Open Online Course) en Diseño, Organización y Evaluación de videojuegos y Gamificación MOOC Universidad Europea

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios