Redes sociales

MATRIMONIO

Hace una espectacular pedida de mano... y se queda compuesto y sin novia

Un joven estadounidense pidió a su chica que se casara con él en un estadio de béisbol pero no le salió como esperaba.

jun 16 / 2017

Muchas veces vemos grandes pedidas de mano, de esas que quedan para el recuerdo y que movilizan a muchas personas. Sobre todo los estadounidenses son muy dados a ellas, en estadios de fútbol o béisbol. Sin embargo, y aunque pueda parecer imposible, no siempre sale bien.

Esto es lo que le pasó a un joven estadounidense que decidió acudir junto a su novia a ver un partido de los Columbia Fireflies en Carolina del Norte. Su intención era pedir matrimonio a la chica, y para eso preparó un gran espectáculo muy difícil de rechazar.

El joven consiguió que se escuchara la canción Marry You de Bruno Mars, y que cuatro personas dentro del estadio hicieran una coreografía con ella, con levantamiento de carteles incluido. Sin embargo, nada salió como se esperaba.

Cuando la cámara se gira y encuentra a la pareja, se ve cómo el joven se arrodilla y saca un anillo de su bolsillo. La chica no hace otra cosa que negar con la cabeza. En ese momento rechaza la joya, le dice algo al oído al chico, coge su bolso y se va, dejando en silencio a todo el público que estaba disfrutando del espectáculo.

Las imágenes fueron grabadas por una mujer llamada Tavi Newton, que posteriormente subió en su cuenta de Instagram, donde ha tenido miles de reproducciones y decenas de comentarios, la mayoría apiadándose del pobre muchacho.

So this just happened!! Watch to the end

Una publicación compartida de Tavi Newton (@tavinewton) el

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Usuarios Facebook
ago 13

REDES

¿Qué tipos de usuarios de Facebook hay, según un nuevo estudio?

Teniendo en cuenta que hace poco se han alcanzado los mil millones de usuarios en Facebook, poder clasificar al grueso de la humanidad por sus comportamientos en la popular red social es, cuanto menos, surrealista, pero un nuevo estudio asegura que a todos se nos puede meter en un saco diferente.

Comentarios