Series y cine

TEMPORADA FINAL

‘Broadchurch’: adiós a la serie que nos mostró el thriller nórdico desde Reino Unido

Tras una segunda temporada algo redundante y aburrida, la tercera entrega de 'Broadchurch' (que también es la última) pincela una despedida por todo lo alto. Se reconcilia con nosotros a través de sus personajes femeninos y un tema sensible: la violencia sexual.

may 06 / 2017

Si ha habido un fenómeno televisivo influyente en los últimos años y que hemos cubierto con amplitud desde este espacio ha sido el boom del thriller nórdico. Decir que Broadchurch fue un punto de inflexión en su contagio por Europa y Estados Unidos puede molestar a algunos, a los que rastrearon las raíces del género ya en la literatura, como las novelas de Henning Mankell o Stieg Larson, o en la televisión, en Forbrydelsen o Bron/Broen (las originales The Killing y The Bridge), pero es indudable que fue una de las series británicas más populares en replicar ese espíritu. La química entre la pareja protagonista y la atmósfera localista eran ingredientes que conocíamos en la pequeña pantalla (de Twin Peaks a Expediente X, por ejemplo), pero los países del norte de Europa lo consagraron con un acierto especial para hacer radiografía social.

Podríamos decirlo de otra manera, con otra comparación que también les sacará de quicio a algunos: sin el éxito de Broadchurch tal vez nunca se habría producido en España la breve Bajo sospecha. Creada por Chris Chibnall, estrenada en 2013 en la cadena ITV, esta ficción británica consiguió pronto el aplauso internacional, sobre todo por su detectivesco dúo, a quien dio vida David Tennant y Olivia Colman, pero además por su inteligente juego con las claves del thriller. Se estrenó hasta un remake estadounidense, Gracepoint, con Anna Gunn (Breaking Bad), pero fue pronto cancelado. La renovación de Broadchurch por una segunda entrega levantó algunos recelos. ¿Funcionaría mejor en formato miniserie? Su regreso fue bastante criticado, en primer lugar, por recuperar a los personajes del primer caso; en segundo lugar, por ser muy aburrida.



La tercera temporada de Broadchurch, anunciada también como la última, era la oportunidad perfecta para rescatar a antiguos aficionados y despedirse por todo lo alto, y lo cierto es que no se le ha dado mal. Por si no sabéis de qué va, os contamos que Ellie Miller y Alec Hardy se enfrentan a una de sus investigaciones más dolorosas: Trish Winterman (Julie Hesmondhalgh), una vecina y madre divorciada de Broadchurch, es brutalmente violada tras el cumpleaños de una amiga, y hay más de 50 sospechosos. La inquietud vuelve a desatarse en la ciudad: ¿es el violador alguien conocido por todos? Beth Latimer (Jodie Whittaker), la madre de Danny, el niño asesinado en la primera entrega, será la asistente psicológica de Trish en momentos tan duros, lo que permitirá a la ficción recuperar el drama familiar que ha guiado su trayectoria.


Lo mejor: sus personajes femeninos

El movimiento argumental de esta temporada final ha sido evidente, poner a los personajes femeninos en primera plana y abordar un tema de actualidad en las ficciones de televisión, la violencia sexual, y sus guionistas lo han llevado adelante de forma casi impecable. Lo mejor de esta recta final de Broadchurch ha sido el protagonismo de la genial Olivia Colman, ya que su personaje era el más adecuado para resolver con tacto un caso tan sensible, y el de las otras actrices, sobre todo Hesmondhalgh y Whittaker. La serie había demostrado saber explorar los conflictos locales que exige el género, y en esta ocasión ha utilizado esa habilidad por poner de manifiesto la tóxica estructura patriarcal de Broadchurch: las mujeres viven en un estado de sometimiento casi continuo por parte de los hombres, ya sean padres, maridos o empleadores.

La resolución del caso está a la altura de los momentos más brillantes de Broadchurch: no es efectista pero sí sorprendente, tiene una revelación oscura sobre los tentáculos del machismo en la ciudad, pero también llama a la esperanza a través de la sororidad. Desde luego, la terna de féminas protagonistas ha sido lo mejor, y es curioso cómo los creadores han decidido dejar a Tennant en un segundo plano para que brillen las mujeres. Esta tercera entrega ha sido una genial idea para que la ficción se pusiera al día con un conflicto actual, así como un ajuste de cuentas con sus horas creativas más bajas y, en resumen, una despedida por todo lo alto. Así recordaremos Broadchurch, como una de las ficciones modernas más representativas de la excelencia británica: cazó el fenómeno nórdico al vuelo y trascendió las fronteras europeas.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Twin Peaks
may 23

ORÍGENES

El verdadero crimen sin resolver que inspiró Twin Peaks

El drama televisivo de principios de los noventa ha vuelto con una tercera temporada y es una buena ocasión para escarbar en sus orígenes. La idea para el desarrollo del misterio de la muerte de Laura Palmer se encuentra en la muerte de una muchacha en el norte de Nueva York hace más de un siglo.

Comentarios