Series y cine

ARTE MICROSCÓPICO

Juego de tronos en la punta de un lápiz

El abogado ruso que renunció a su trabajo para tallar, en la punta de un lápiz, impresionantes micro esculturas sobre Juego de tronos.

sep 10 / 2017

En 2013 un abogado ruso llamado Salavat Fidai decidió afrontar la crisis económica abandonando su oficio, tras veinticinco años de carrera, y agarrando los pinceles para dedicarse a dibujar naturalezas muertas. Debido a su buena mano con las artes el cambio radical de empleo le salió redondo y sus cuadros pronto comenzaron a exponerse coleccionando aplausos y buenas críticas. Pero a Fidai le interesaban más los estilos que supusieran un auténtico reto, y por eso mismo optó por especializarse en algo tan poco común como la pintura en miniatura: comenzó a realizar versiones reducidas de cuadros de Van Gogh sobre semillas de calabaza, pipas de girasol, cajas de cerillas o granos de arroz y volvió a dejar a los espectadores con la boca abierta. Poco después descubrió otro tipo de arte a tamaño reducido mucho más interesante y exigente: la escultura microscópica. Concretamente, las piezas talladas sobre el grafito de la punta de un lápiz, un reto que solo podían afrontar los artistas más pacientes y con mejor pulso.

Desde entonces Fidai se ha convertido en uno de los mejores micro escultores de grafito del mundo. Sus piezas sencillas le suponen un trabajo de entre seis y doce horas mientras que las creaciones más complejas requieren dos o tres días de cincelado milimétrico. El artista comenzó realizando sus tallas sobre minas de lápiz de cinco milímetros de diámetro pero en la actualidad es capaz de esculpir en puntas con tan solo medio milímetro de diámetro. Y sus herramientas de trabajo no tienen mucho de especial: utiliza un cúter y una lupa para tallar y se ayuda de un microscopio estereoscópico para perfeccionar los detalles más pequeños. Su galería de esculturas bebe de los iconos de la cultura pop, desde Harry Potter hasta el logotipo de Android, pero lo que más ha llamado la atención es una sorprendente serie que el artista ha dedicado a Juego de Tronos, una colección digna de un museo donde cada pieza es una pequeñas obras de arte rendida a los mundos de George R. R. Martín:

La colección de sellos de las casas de Westeros (Con making of del logo de los Stark incluido):

La versión microscópica del caminante blanco:

“Now… you have woken the dragon”:

Fantasma, el lobo huargo:

El broche de la Mano del Rey.

Valar Morghulis. Valar Dohaeris.

La espada de Brienne de Tarth.

Y el trono legendario, la pieza más compleja y delicada de esta colección. Una talla que le costó al artista tres intentos diferentes y tres semanas de trabajo.

Pero las creaciones de Fidai no se limitan a la ficción de HBO, entre sus trabajos también es posible encontrar violines tallados en puntas de seis y dos milímetros, edificios emblemáticos de Nueva York, el flequillo de Trump, a un encantador Wall-E, diversos personajes de Star wars, un detalladísimo reloj de pulsera, un Kraken en plena faena, el hotel de lujo Burj Al Arab de Dubai o una espectacular colección de trenes que utilizan los propios lápices como túnel.

En su Instagram es posible toparse con un tutorial sobre cómo tallar lápices que en realidad es un troleo simpático. Pero es en YouTube donde un vídeo ilustra el proceso de creación de una de sus piezas más llamativas y codiciadas: un par de corazones entrelazados.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios