Sexo

SEXUALIDAD Y MORAL

El pecado de la carne

¿De dónde viene realmente este afán por privar a las personas de algo tan innato como el sexo? A lo largo de la historia, la religión ha conseguido prohibir o demonizar los 'vicios' que, supuestamente, corrompen la moral de las personas

abr 14 / 2014

La lujuria, la envidia, la codicia, la gula, la pereza, la ira y la soberbia son los siete pecados capitales que podrían resumirse en ''los pecados de la carne''. Ahora se está celebrando Semana Santa en muchas partes del mundo y durante 40 días, uno de los pecados capitales adquiere mayor relevancia: la carne.

Materializada en sexo o en comida, para que se debe huir de este pecado de la lujuria o del deseo excesivo, el ansia por probar otros cuerpos y las ganas de engullir el sexo de las personas. ¿De dónde viene realmente este afán por privar a las personas de algo tan innato como el sexo?

Actos pecaminosos

La sexualidad y la ingesta de carne se han asociado a las tres religiones monoteístas más importantes: Cristianismo, Islam y Judaísmo. Hay quienes afirman que son las propias religiones las que, movidas por un interés sanitario, prohibían el consumo de carne (evitar la propagación enfermedades entre los fieles).

A día de hoy, estas costumbres se han mantenido a nivel cultural. Cada uno es libre de pensar lo que considere, aunque yo creo que ni el sexo ni la carne te condenan a una eternidad entre llamas. Lo que no es justo es que alguien considere pecaminosos actos ajenos solo porque no coinciden con su moral, que debería regir solo su vida y no la de los demás.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

En el interior de mi cabina
ene 01

RELATO SEXUAL

En el interior de mi cabina

Como cada noche escapaba diez minutos antes del trabajo. Meses antes me había quedado hasta tarde en la oficina por lo que Joaquín nunca se había percatado de mis vicios sexuales.

Una fantasía depravada
dic 08

RELATO SEXUAL

Una fantasía depravada

Manuela y yo no éramos una pareja exactamente liberal. Ambos salíamos de fiesta y nos acostábamos con otras personas. Lo sabíamos pero hacíamos la vista gorda.

Una noche de película
dic 05

RELATO SEXUAL

Relato sexual: Una noche de película

El partido estaba siendo realmente tedioso pero mi chico no quitaba los ojos de la pantalla. Desde que nos fuimos a vivir juntos los sábados por la noche se habían convertido en veladas de fútbol y pizza.

Comentarios