Sexo

RELATO SEXUAL

La caja de Pandora

Patricia se maquillaba las penas delante del espejo. Nunca antes se había enfrentado a una situación como la de aquella tarde. Después de cuatro años de noviazgo con Borja sabía perfectamente que podía querer a otro hombre pero jamás amarlo. No pasaba lo mismo con Lorena. Su encanto, más allá de su perfume de mujer, sus esbeltos pechos y su voz melosa, eran tan increíbles que le enamoraron desde el primer momento en el que la conoció. A Patricia le parecía increíble como un puntazo en el corazón se puede volver tan certero con tan sólo compartir una comida de empresa...

may 19 / 2017

Ella llegó a mi vida una tarde de lunes. Suplía la baja de una compañera que acababa de ser mamá. Se presentó en el despacho del jefe con una falda ajustada y una camisa de seda blanca que hacía que se transparentase su sujetador de encaje marfil. Era encantadora. En ese momento no se me hubiera pasado por la cabeza que esta misma tarde me encontraría jadeando entre sus dos piernas. Sabía que era lesbiana pero ¿Y yo? ¿Tenía clara mi orientación sexual?

Pasé suavemente mi lengua por su clítoris. Sentía que se humedecía con cada lametazo. Ella gemía. Momentos antes me animaba a que desistiera en mi empeño de ser yo la primera que accediera a su interior pero mis ansias por probar su sexo eran insaciables. Su vagina era tan dulce que creí que su aroma se me subía a la cabeza inundando cada uno de mis pensamientos de lujuria. Cuando ya mi paladar no aguantaba tanto sabor y su sexo estaba más mojado que mi lengua introduje de una vez tres de mis dedos en el interior de su cuerpo.

Sus gemidos se entornaron en pequeños grititos de placer que aumentaban a medida que lo hacían mis manos. Me encantaba mirar su boca, carnosa y sin maquillar. La forma en la que se mordía los labios y el temblar de sus pestañas cuando le chupaba el cuello. Era una auténtica diosa.

Sabía que no podía más en el momento en el que encorvó su espalda para darme un beso. Había llegado al orgasmo y sonreía yacente en la cama. Con voz pícara me dijo: "Prepárate, ahora te toca a ti".

Se sentó en frente de mí, con las piernas abiertas. Me dijo que imitase su postura y de esta manera se acercó a mí uniendo su cuerpo junto al mío. De esta forma, una enfrente de la otra, comenzó a frotarse con mi cuerpo. Jamás había estado tan cachonda. Yo prácticamente no hacía nada pero ella friccionaba su vagina contra la mía, ambas mojadas, resbaladizas y mi sexo un poco más sensitivo por culpa del orgasmo. Me corrí tan fuerte que creí empapé hasta el colchón de la cama. Pensé en ese momento… ¿Cómo pude estar hasta ahora teniendo sexo con hombres? Quedaba abierta "La caja de Pandora".

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Sexo
jun 17

RELATO SEXUAL

Con los pies en el suelo

Mi perfil de Instagram se había convertido en muy poco tiempo en un icono para fetichistas. Lejos de ser la típica chica que enseña el canalillo en redes o la atleta fitness que aprieta las abdominales para que sus seguidores alaben lo que se lo curra en el 'gym, yo era gordita, menuda y morena, eso sí..., con los pies más bonitos del mundo y eso en Internet era todo un filón.

Hipersensibilidad en el clítoris
jun 12

NOTICIAS CALIENTES

El sexinformativo semanal

Ya llegó el verano, ya llegó la fruta y con ello las noticias más calientes de las últimas jornadas. Si queréis saber cómo se lo montó una pareja en pleno vuelo Manchester-Ibiza, o la cantidad de porno que puede llegar a almacenar Amazon e incluso cómo no han pasado los años para las conejitas de Playboy, este es el lugar ideal para echarte unas risas o...¡quedarte con la boca abierta!

Mujer en la naturaleza
jun 09

RELATO SEXUAL

Juegos salvajes

La llegada del verano aumentaba las ganas de reencontrarme con la naturaleza. Todo el mundo conocía mi gusto por las plantas y las flores pero nadie sabía de mi adicción por estas. Era algo que iba más allá de mi propio deseo. Era el vicio de frotarme contra un árbol, el ansia de poder rozar mi clítoris con los pétalos de un nenúfar o lo que es mejor aún, darme pequeños pinchazos con las púas de una rosa.

Comentarios