Sexo

RELATO SEXUAL

La caja de Pandora

Patricia se maquillaba las penas delante del espejo. Nunca antes se había enfrentado a una situación como la de aquella tarde. Después de cuatro años de noviazgo con Borja sabía perfectamente que podía querer a otro hombre pero jamás amarlo. No pasaba lo mismo con Lorena. Su encanto, más allá de su perfume de mujer, sus esbeltos pechos y su voz melosa, eran tan increíbles que le enamoraron desde el primer momento en el que la conoció. A Patricia le parecía increíble como un puntazo en el corazón se puede volver tan certero con tan sólo compartir una comida de empresa...

may 19 / 2017

Ella llegó a mi vida una tarde de lunes. Suplía la baja de una compañera que acababa de ser mamá. Se presentó en el despacho del jefe con una falda ajustada y una camisa de seda blanca que hacía que se transparentase su sujetador de encaje marfil. Era encantadora. En ese momento no se me hubiera pasado por la cabeza que esta misma tarde me encontraría jadeando entre sus dos piernas. Sabía que era lesbiana pero ¿Y yo? ¿Tenía clara mi orientación sexual?

Pasé suavemente mi lengua por su clítoris. Sentía que se humedecía con cada lametazo. Ella gemía. Momentos antes me animaba a que desistiera en mi empeño de ser yo la primera que accediera a su interior pero mis ansias por probar su sexo eran insaciables. Su vagina era tan dulce que creí que su aroma se me subía a la cabeza inundando cada uno de mis pensamientos de lujuria. Cuando ya mi paladar no aguantaba tanto sabor y su sexo estaba más mojado que mi lengua introduje de una vez tres de mis dedos en el interior de su cuerpo.

Sus gemidos se entornaron en pequeños grititos de placer que aumentaban a medida que lo hacían mis manos. Me encantaba mirar su boca, carnosa y sin maquillar. La forma en la que se mordía los labios y el temblar de sus pestañas cuando le chupaba el cuello. Era una auténtica diosa.

Sabía que no podía más en el momento en el que encorvó su espalda para darme un beso. Había llegado al orgasmo y sonreía yacente en la cama. Con voz pícara me dijo: "Prepárate, ahora te toca a ti".

Se sentó en frente de mí, con las piernas abiertas. Me dijo que imitase su postura y de esta manera se acercó a mí uniendo su cuerpo junto al mío. De esta forma, una enfrente de la otra, comenzó a frotarse con mi cuerpo. Jamás había estado tan cachonda. Yo prácticamente no hacía nada pero ella friccionaba su vagina contra la mía, ambas mojadas, resbaladizas y mi sexo un poco más sensitivo por culpa del orgasmo. Me corrí tan fuerte que creí empapé hasta el colchón de la cama. Pensé en ese momento… ¿Cómo pude estar hasta ahora teniendo sexo con hombres? Quedaba abierta "La caja de Pandora".

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Sexo
ago 14

RELATO SEXUAL

La liberación de Úrsula

Eran las tres de la tarde. Justo quedaba media hora para despedirme de la jornada. Mi fin de semana no auguraba ser muy divertido pero cualquier cosa era mejor que aguantar a la estirada de mi jefa en la oficina. Úrsula era una mujer separada, extremadamente conservadora. Solía vestir con pantalón de elefante y camisetas de cuello vuelto. Dada su estatura de 1,82 hacía temblar hasta el último ratón en la empresa. Una coleta estirada y los labios rojos enmarcaban una cara con las cejas afiladas. Una bruja de cuento capaz de hacer realidad los deseos carnales de cualquier hombre en la vida real...

Sexo en pareja
jul 31

RELATO SEXUAL

Relato erótico: mi viaje "Austral"

Pensaba que mi viaje a Australia iba a ser mucho más emocionante que pasar los días haciendo las camas de un hotel en Melbourne. Quedaban pocas semanas para volver definitivamente a España y después de seis meses no había visto ni un surfero, ni un canguro y por poco casi ni veo el mar. Por suerte, aquella mañana golpeó en mi vida Míster Smith...

Estreno
jul 29

RELATO SEXUAL

El agua saciante de Arturo

Mi madre solía decir ''no digas 'de este agua no beberé'''. ¡Y cuánta razón llevaba! Me llamo Unai y hasta ayer mismo era el tío más hetero del mundo. De esos de ''por detrás ni el pelo de una gamba''... Nunca he sido mucho de comer marisco... pero hay gambas que están tremendamente sabrosas.

Comentarios