Sexo

RELATO SEXUAL

Relato erótico: Mi ritual de iniciación en el sexo

Rozaba lo placentero con lo escatológico pero a mí me encantaba. Jamás antes había vivido una experiencia igual.

dic 27 / 2017

Miré hacia un lado. Miré hacia el otro. Nadie podía sospechar lo que ocurría en el interior de aquel local. Yo tan sólo me había hecho caso de Gabriella. Nos conocimos tan sólo una semana antes de la Nochevieja. El día de Navidad. Nuestros mundo se cruzaron para poner calientes las frías noches de invierno. Lo que no tenía en mente era compartir sus curvas con tantos seres vivos a la vez. Abrí la puerta del local y al final de un pasillo oscuro vislumbré una luz roja de deseo...

Black Code y un antifaz. Se requería para entrar en el local ir ataviado de negro y con la cara sin descubrir. La noche de antes tras una nueva sesión de sexo desenfrenado, Gabriella había metido en mi bolsillo un papel que dijo que no leyera. Lo tenía que entregar en la puerta al llegar. Era el código de acceso. Se lo entregué a una mujer que vestía tan sólo ropa interior de látex y unas botas por encima de la rodilla. Me recordaba a Catwoman. Leyó las letras que contenía la nota y sus labios se torcieron con una leve sonrisa.

- Principiante ¿Verdad?

Asentí con la cabeza y me cogió de la mano. Tras pasar un hall lleno de velas y con olor a incienso descubrí todo un mundo de lujuria ante mis pies. Mujeres encadenadas sometidas a sexo con vibradores extrañísimos. Hombres con correa lamiendo tacones de infarto. Una Mamá Noel, vestida con un corsé rojo que parecía hacer explotar unos pechos infinitos. Mi mente estaba a mil, por no hablar de mi miembro. Sin embargo, algo torció mis pensamientos. ¿Dónde estaba Gabriella?

Se lo pregunté varias veces a mi guía gatuna. A la tercera vez me golpeó el trasero con una fusta y decidí cerrar la boca. Mentiría al decir que no me había hecho daño sin embargo, el escozor que se había quedado permanente en mis glúteos deseaba ser fustigado una vez más. Catwoman abrió una puerta que está cerrada con llave y me empujó hacia su interior. Lo que ocurrió dentro nunca debería ver la luz del sol. Nunca.

Gabriella se presentó a cuatro patas y totalmente desnuda sobre una cama redonda. Podía observar todo su sexo al completo pero no era ella la que gemía de placer. Su lengua estaba pegada entre las dos piernas de otra mujer. Lamía todo su sexo con ganas mientras le introducía un vibrador por el ano. Mi pene se erigía amo y señor de ellas pero me estaba confundiendo de nuevo. En sus mentes perversas sólo buscaban sodomizarme.

Entre los dos me pusieron unas grilletes en muñecas y tobillos con los que me adosarían a la pared. Catwoman se quedaría mirando y cada vez que me quejase estaría dispuesta a fustigarme en cualquier parte de mi cuerpo. Era el Ritual de Iniciación. Cortaron mis ropas con una tijera hasta dejarme totalmente desnudo. La idea de ser comido a lametazos por las dos realmente me agradaba hasta que una de ellas sacó unas pinzas del armario. Me pellizcaron un pezón y después el otro. Me apretaban fuerte y dolían. La fusta marcaba ya el pecho, los brazos y muslos. Todo fue cuestión de segundos. Lo que tardaron entre que Gabriella comenzó a hacerme una felación mientras la otra mujer le metía un pene de goma por la vagina. No quería que parase nunca esa sensación. A los cinco minutos se intercambiaron los papeles. "La nueva" me la comía aún mejor e incluso conseguía meterse mis testículos hasta la garganta. No pude más y me vertí en su boca mientras Gabi le hacía un anal.

La chica se dio la vuelta y comenzaron a besarse. Rozaba lo placentero con lo escatológico pero a mí me encantaba. Jamás antes había vivido una experiencia igual. Sí es cierto que me quedé con ganas de quemar el vibrador de goma y haber sido yo quien se la metiera a las dos pero estaba realmente satisfecho de lo que había ocurrido. Sabía que era el nivel más bajo y que poco a poco el dolor unido al placer aumentarían según lo hacían mis ganas de volver a tener sexo con estas dos mujeres mientras la gata miraba pero eso, sintiéndolo mucho, ya os lo contaré la semana que viene...

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios