Sexo

¿Qué pasaría si existiese una aplicación que te enseñase a hacer un perfecto cunnilingus? No, no te vengas arriba porque (de momento) la herramienta no existe. Lo que sí existe es un vídeo que explica en qué consiste esta ficticia app, que te enseña a hacerle sexo oral placentero a tu novia, amiga o amante.

La imaginaria aplicación tiene como nombre Lickster, y tenemos una pequeña demostración de cómo sería su funcionamiento:

En el vídeo explican que la herramienta utilizaría una serie de sensores del teléfono para percibir la presión de la lengua, velocidad y el tipo de movimientos para dar el máximo placer a las partes íntimas de una mujer. Como veis, la imaginación del equipo de The Kloons no tiene límites.

Pero una cosa te digo, si te estabas frotando las manos al abrir esta noticia y te has llevado un chasco al descubrir que no existe tal aplicación, quizás deberías replantearte tu vida sexual, o igual es un buen momento para que alguien la cree y le haga un favor a ese porcentaje de personas que quieren mejorar esta parte de la práctica sexual.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Pareja en un coche
may 26

RELATO SEXUAL

Empapado de Lucía

Esperé a que fueran más de las diez. Ella solía salir del trabajo tarde. Su jefe siempre la obligaba a cuadrar la caja pero realmente lo hacía para mirarle el culo mientras echaba cuentas. La verdad es que Lucía tenía un trasero precioso. La primera vez que la puse a cuatro patas no podía apartar la mirada de los glúteos que se movían al son de cada penetración.

Ana Obregón en 'PlayBoy'
may 22

NOTICIAS CALIENTES

El sexinformativo semanal

Hay políticos que dan tanto por saco que sirven como reclamo de campañas publicitarias, otros que deberían mantener la boca cerrada por mal hablados y algunos que por suerte se pasean de la mano para luchar contra la homofobia. Os contamos más sobre todo esto, y sobre Ana Obregón, en el sexinformativo de esta semana…

Sexo
may 19

RELATO SEXUAL

La caja de Pandora

Patricia se maquillaba las penas delante del espejo. Nunca antes se había enfrentado a una situación como la de aquella tarde. Después de cuatro años de noviazgo con Borja sabía perfectamente que podía querer a otro hombre pero jamás amarlo. No pasaba lo mismo con Lorena. Su encanto, más allá de su perfume de mujer, sus esbeltos pechos y su voz melosa, eran tan increíbles que le enamoraron desde el primer momento en el que la conoció. A Patricia le parecía increíble como un puntazo en el corazón se puede volver tan certero con tan sólo compartir una comida de empresa...

Comentarios