Sexo

RELATO ERÓTICO

Un plan perfecto

Era una aburrida noche de sábado. Todas mis amigas habían salido con sus chicos a celebrar San Valentín. Sola en el sofá me compadecía de mí misma y de mis 34 años sin pareja. Nunca antes había notado la falta de un hombre a mi lado pero a medida que pasaba el tiempo las noches se hacían más frías.

mar 06 / 2017

En la televisión un programa en el que todo el mundo gritaba y un documental sobre la Segunda Guerra Mundial. No era un buen plan esto de los conflictos por lo que fui cambiando de canal hasta que encontré a dos personas haciendo el amor. La imagen era preciosa. Ella moviendo su cuerpo de arriba a abajo. No se veían genitales por ninguna parte pero era mucho más bonito poder imaginarlo. Los pechos de la mujer, grandes y turgentes, rebotaban en el torso desnudo del actor, el que por su cara, no estaba fingiendo disfrutar de la escena.

En ese momento sentí que no estaba sola. Me acompañaban el deseo y unas ganas horribles de tener un orgasmo. Fui hacia el cajón de la ropa interior. El verano pasado mi mejor amiga se casó y en la despedida de soltera le regalamos entre todas las chicas un vibrador. Como era de esperar y dado que no lo necesitaba, me lo regaló y desde entonces cría telarañas en el armario.

Ya era hora de limpiar los juguetitos y comenzar a disfrutar de mi vida sexual aunque fuera en la intimidad. Desenvolví la cajita y la abrí con ansia. Mientras tanto en la pantalla el sexo iba subiendo de tono y por fin pude ver la envergadura que calzaba el chico de la película.

Casi se me cae la baba cuando me quedé embobada con la mirada fija frente al televisor. La chica le estaba haciendo una felación mientras le cogía el pene con las dos manos. Cuando se cansaba le escupía sobre el glande haciendo que la saliva empapase su falo, la misma que a mí me resbalaba por la barbilla.

Me llevé los dedos a la cara y los unté con el líquido que había emanado de mi boca. Mi mano se hizo paso entre la tela de mi pantalón y abrió los labios de mi vagina para poder comenzar a explorar mi placer. Tras un rato admirando la escena cogí el vibrador y lo introduje en el interior de mi vagina. Apenas costó trabajo, pues la lubricación de mi cuerpo me había facilitado la entrada.

Cerré los ojos y pasé de la película. Ya no me interesaba lo que salía en la televisión sólo lo que comenzaba a imaginar mi cerebro. Por mi mente pasaron todo tipo de situaciones exóticas, románticas y escabrosas en las que tener sexo, pero me centré en aquella en la que me lo montaba con el marido de mi mejor amiga. Fue reproduciendo mentalmente lo que le haría sobre las sábanas, la forma en la que llegué al orgasmo.

Al final y de la manera más tonta conseguí tener una placentera noche de sábado. En fin. Me encanta que los planes, aunque improvisados, salgan bien.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Ana Obregón en 'PlayBoy'
may 22

NOTICIAS CALIENTES

El sexinformativo semanal

Hay políticos que dan tanto por saco que sirven como reclamo de campañas publicitarias, otros que deberían mantener la boca cerrada por mal hablados y algunos que por suerte se pasean de la mano para luchar contra la homofobia. Os contamos más sobre todo esto, y sobre Ana Obregón, en el sexinformativo de esta semana…

Sexo
may 19

RELATO SEXUAL

La caja de Pandora

Patricia se maquillaba las penas delante del espejo. Nunca antes se había enfrentado a una situación como la de aquella tarde. Después de cuatro años de noviazgo con Borja sabía perfectamente que podía querer a otro hombre pero jamás amarlo. No pasaba lo mismo con Lorena. Su encanto, más allá de su perfume de mujer, sus esbeltos pechos y su voz melosa, eran tan increíbles que le enamoraron desde el primer momento en el que la conoció. A Patricia le parecía increíble como un puntazo en el corazón se puede volver tan certero con tan sólo compartir una comida de empresa...

Comentarios