Sexo

FÁRMACOS SEXUALES

Viagra y otras pastillas mágicas

Viagra, Levitra o Cialis se han convertido en el recurso habitual de muchos hombres para rendir en la cama, pero ¿conocemos los efectos secundarios de estas nuevas 'drogas del amor'?

mar 04 / 2013

Una de las mayores preocupaciones de los hombres es ser un toro en la cama. Muchos chicos piensan que una mujer queda satisfecha cuando se va a la cama con un auténtico semental cuyo pene tiene unas dimensiones que sobrepasan la media y que además no se viene abajo. Qué confundidos están.

En los últimos años y desde la aparición de la Viagra, muchos han sido los varones que sin tener problemas de disfunción eréctil han recurrido a este tipo de medicamentos para convertirse en un auténtico Nacho Vidal. Aparte de la conocida pastilla azul, encontramos en el mercado y bajo receta médica otros tipos de fármacos para combatir la bajada de bandera en la cama, como Levitra o Cialis cuyos resultados con muy parecidos. 

Cialis, auténtico furor

La estrella de las estrellas es Cialis. Un tipo de píldora que tomada media hora antes de realizar un acto sexual te mantiene excitado durante 36 horas. El problema es que, como todo medicamento, requiere una visita a un médico de cabecera o urólogo para poder adquirirlo en farmacias con receta médica. 

No todo el mundo puede tomar estas píldoras como si de placebo se tratase. Personas con problemas cardíacos, insuficiencia hepática o renal o simplemente que tengan que utilizar un vehículo se verían perjudicados por los efectos secundarios de este tratamiento.

¿Cuál es el problema?

En una sola palabra: Internet. Si pones en el buscador el nombre de este medicamento, son innumerables las páginas que aparecen para su compra y consumo. 

En el mercado español se vende en farmacias y bajo receta médica pero muchos jóvenes sin problemas de disfunción eréctil adquieren las pastillas para rendir más en la cama. El problema es que como cualquier otro tipo de droga crea dependencia. 

El cerebro, el mayor órgano sexual

Todo está en el cerebro. El hecho de que una mujer imponga puede provocar que el hombre adquiera inseguridades al tener sexo y el pajarito no responda. Para ello existen alternativas que nada tienen que ver con la química. En el caso de que la relación no vaya como se esperaba, el hombre siempre se puede dar un tiempo recurriendo a la masturbación, las caricias o los besos. 

Las mujeres solemos ser más comprensivas de lo que vosotros pensáis. Si este tipo de situaciones se toman de una forma más natural, puede quedar incluso en una simple anécdota. Y es que nosotras no siempre buscamos la penetración como meta del sexo.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Sexo
jun 17

RELATO SEXUAL

Con los pies en el suelo

Mi perfil de Instagram se había convertido en muy poco tiempo en un icono para fetichistas. Lejos de ser la típica chica que enseña el canalillo en redes o la atleta fitness que aprieta las abdominales para que sus seguidores alaben lo que se lo curra en el 'gym, yo era gordita, menuda y morena, eso sí..., con los pies más bonitos del mundo y eso en Internet era todo un filón.

Hipersensibilidad en el clítoris
jun 12

NOTICIAS CALIENTES

El sexinformativo semanal

Ya llegó el verano, ya llegó la fruta y con ello las noticias más calientes de las últimas jornadas. Si queréis saber cómo se lo montó una pareja en pleno vuelo Manchester-Ibiza, o la cantidad de porno que puede llegar a almacenar Amazon e incluso cómo no han pasado los años para las conejitas de Playboy, este es el lugar ideal para echarte unas risas o...¡quedarte con la boca abierta!

Mujer en la naturaleza
jun 09

RELATO SEXUAL

Juegos salvajes

La llegada del verano aumentaba las ganas de reencontrarme con la naturaleza. Todo el mundo conocía mi gusto por las plantas y las flores pero nadie sabía de mi adicción por estas. Era algo que iba más allá de mi propio deseo. Era el vicio de frotarme contra un árbol, el ansia de poder rozar mi clítoris con los pétalos de un nenúfar o lo que es mejor aún, darme pequeños pinchazos con las púas de una rosa.

Comentarios