Starz

EL FALSO DOCUMENTAL DEL 23F

El periodismo salvaje de laSexta

El relato ficcionado de laSexta sobre el 23F dio una vuelta de tuerca al enfoque personalista de Jordi Évole, revolucionando audímetros y redes sociales. Unos días después, tomando distancia, cuando todo el mundo ya ha opinado todo lo opinable, nos paramos a reflexionar: ¿Es sano para el público este periodismo salvaje?

feb 26 / 2014

"Al menos nosotros hemos reconocido que era mentira lo que hemos contado, y seguramente ha habido otras veces que era mentira lo que les han contado y nadie se lo ha dicho". Palabras interesantes, que encierran gran parte del sentido televisivo de Salvados, las que dedicó Jordi Évole a la audiencia tras 'Operación Palace'. El falso documental sobre el 23F que dio el pasado domingo una pérfida vuelta de tuerca al formato de laSexta ¿es una proeza o una 'cabronada'?

Gran parte de las columnas televisivas del lunes abrieron con el experimento de El Follonero, que rompió los audímetros de laSexta (sin contar las deportivas, ha sido una de sus emisiones récord) y la lió en Twitter, más aún de lo normal para Salvados. Lo que no quedó muy claro es si el artefacto, que pretendía explorar los límites de la credibilidad ante los medios, merece la alabanza o el desprecio de la audiencia, o siquiera si el intento fue más efectivo que efectista.

El 23F, una cuestión espinosa

'Operación Palace', que llevaba días vendiéndose como "una historia de Jordi Évole", congregó ante la pantalla a quienes creían estar ante otro de sus grandes descubrimientos. Sin embargo, al reportaje sobre la conspiración política para fingir un golpe de Estado con el fin de legitimar la democracia se le vieron pronto las costuras. Siempre entre lo verosímil y lo 'tróspido' (sobre todo los momentos Garci), la broma filosófica de Évole enamoró a muchos e indignó a otros.

¿Es 'Operación Palace' (inspirado en el falso documental francés 'Operación Luna') algo más que una paletada curiosa para dividir al personal entre los listos que acertaron y los tontos que no? ¿Surtió efecto o gran parte de la audiencia no entendió la crítica social? La incógnita histórica del 23F arrastró a un público de mayor edad que las emisiones regulares de Salvados, un 'target' que no entiende de trampas e ironías televisivas y que se sintió más estafado que reprendido.

¿Reflexión o trampa?

Otra cuestión que han calificado de peliaguda en las redes sociales es el supuesto periodismo de Salvados. 'Operación Palace', que no puede escapar de su definición de ficción, es un paso más allá en el periodismo salvaje del formato de laSexta, cuya labor de investigación ha de cogerse siempre con las pinzas del subjetivismo del propio Évole. ¿Ha pecado esta vez de pretencioso? ¿Es tan cierta su reflexión sobre el atontamiento de los medios como para tender una trampa al resto?

Aun así, el enfoque crítico, a veces parcial y 'espectacularizado', de Salvados contra los grandes poderes es un imprescindible en la parrilla, y más en la actual crisis de la democracia. Fórmula posicionada, sí, pero capaz de darnos claves para la reflexión, más honesta y empática que el circo despelleja-políticos de Ana Pastor o las crónicas demagogas de la Milá. Al periodismo en la pequeña pantalla aún le queda un largo camino; hasta entonces, Salvados es la mejor opción.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios