Starz

ESTRENO EN TELEVISIÓN

'El Príncipe', el drama de la frontera española

Acción, espionaje y un conflicto cultural muy cercano son los ingredientes de la nueva apuesta de ficción de Telecinco. 'El Príncipe' se estrenó el martes, registrando la mayor audiencia del inicio de una serie desde 'Aída', en enero de 2005. Se trata de un thriller con potencial que debe suplir las carencias de toda serie española

feb 05 / 2014

Barrio El Príncipe, Ceuta. Jaime Morey (Álex González), del CNI, se infiltra en la comisaría de la conflictiva zona, donde el agente Fran Marcos (José Coronado), de métodos algo expeditivos, parte el bacalao. Dilemas morales, culturales y románticos, claro (Morey y Fátima, interpretada por Hiba Abouk, son los Carrie y Brody cañís), en 'El Príncipe', el órdago de ficción de Telecinco para 2014. Una fórmula cortada al patrón nacional, sí, pero con cierto margen de transgresión.

La serie, que la madre de Mediaset estrenó el martes batiendo récords de audiencia (consiguió casi 4,5 millones de espectadores), debutó días antes para la crítica en el segundo cumpleaños de Birraseries. La reacción fue más tibia de lo que se esperaba de una cadena con fracasos recientes en ficción. Paolo Vasile, consejero delegado del grupo, y César Benítez y Aitor Gabilondo, creadores de 'El Príncipe', se animaron a lanzar ante jugadores muy exigentes su primer mus para un año prometedor.

Un original punto de partida

El mérito de que 'El Príncipe' no horrorizara es de la interesante combinación entre veteranos como Benítez y Gabilondo (de 'El comisario', un imprescindible policial español), y la productora primeriza Plano a Plano, que suple con frescura algunas carencias de la serie. Telecinco vuelve a apostar por un drama puro, en el que los conflictos de acción y espionaje cobran importancia ante lo familiar o lo cómico (no hay un Fiti, tranquilos), aunque no ante el 'must' romántico.

Son esos peajes que ha de pasar toda producción española los que ensombrecen la original idea. 'El Príncipe' actualiza el género, de 'El comisario' a 'Sin tetas no hay paraíso' (hay hasta sexo, como en la Telecinco arriesgada de antaño), con intentos de tensión psicológica a lo 'Homeland' y un conflicto cultural como en 'Bron/Broen'. Aun así, pierde en lo clásico: las escenas de familia y taberna, y los fichajes a dedo (González y Abouk sobre todo), restan profundidad a la fórmula.

El verdadero protagonista

Lo mejor de la serie es, sin duda, El Príncipe. El peligroso barrio de Ceuta, encuentro entre el terrorismo y el narcotráfico, existe en la realidad. Un lugar luminoso con historias terribles que se convierte en protagonista gracias al retrato de exteriores (se rueda en el enclave real) y al suave uso del croma, superior a muchas series internacionales. La ficción debe pulir, eso sí, la representación del conflicto español-árabe, que quiere huir de los tópicos y no lo consigue.

¿Nos quedamos entonces con ella? 'El Príncipe' es una serie con potencial, puesta al día en lo que se hace fuera de España y que arriesga como puede contra el 'para toda la familia', pero que debe trabajar los grises de sus personajes y, sobre todo, la naturalidad. Un estreno muy decente (ya veremos cómo crece en audiencia) para un año en que Telecinco quiere levantar su ficción. Próximamente veremos 'Hermanos', 'B&B: de boca en boca' y 'El capitán Alatriste'

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios