Starz

ESTRENO EN ESPAÑA

Hijos del Tercer Reich: la Guerra según los nazis

La miniserie alemana que estrenó TVE la semana pasada es una mirada nueva a la Segunda Guerra Mundial. Hijos del Tercer Reich, una ficción bélica más moral, más personal, nos introduce en el conflicto que cambió el mundo a través del frente nazi

nov 14 / 2014

Una máxima, quizá algo obvia, de los especialistas en televisión es que cualquier historia, por compleja e inasible que parezca, llega mejor al público a través de varios personajes con los que sea fácil conectar. Uno de esos temas peliagudos es la Historia, esta vez con mayúscula; aun a riesgo de pasar de puntillas sobre ella, hay cosas que solo se comprenden desde el corazón. Algo así sucede con Hijos del Tercer Reich, la miniserie bélica alemana que TVE comenzó a emitir la semana pasada: no es el mejor ejemplar del género pero es única (esta vez no solo por la calidad, sino porque apenas hay más) para acercarse a las desventuras del bando nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Más de siete millones de alemanes vieron Hijos del Tercer Reich en marzo de 2013, cuando la cadena pública ZDF estrenó la controvertida miniserie. Controvertida porque su éxito no fueron solo los números... Según un artículo publicado entonces por The Economist, pocos programas de televisión han dividido así a la sociedad, los que niegan el Holocausto y los crímenes de guerra (o simplemente se hacen los suecos) y los que buscan la responsabilidad en la memoria histórica. Controvertida fue desde su título original, Nuestras madres, nuestros padres, una muestra simbólica de que la miniserie quería ser algo más, un intento de relato generacional para ajustar cuentas consigo misma.

HijosTercerReich

Separados en la Europa del Holocausto

Es la fiesta de cinco jóvenes amigos alemanes, previa a la marcha de algunos de ellos al frente, la que nos da la bienvenida a Hijos del Tercer Reich y al universo de Berlín de 1941. Los hermanos Wilheim y Friedhelm, un heroico teniente y un idealista soldado; Charlotte, una fiel del régimen convertida en enfermera de guerra; Viktor, un sastre judío que no tardará en vivir la persecución étnica; y Greta, una ambiciosa cantante con madera de estrella que acabará entre las sábanas de un alto mando militar. Prometen volver a verse en la Navidad del mismo año, pero ese plazo sufrirá, al igual que sus vidas, sus sueños y sus principios, los crueles envites de una guerra que en pocos años destruirá al frente nazi.

Hijos del Tercer Reich, compuesta por tres capítulos de hora y media, comienza haciendo honor a las fórmulas más tradicionales del género bélico, llevando a los protagonistas a los límites de la desesperación en la batalla, donde son solo peones en la demente carrera de Adolf Hitler. El primer capítulo de la ficción prueba nuestra paciencia con las licencias melodramáticas imprescindibles en este tipo de relatos, pero poco a poco nos pone en la línea de fuego de las decisiones de sus personajes, sobre todo en la transformación moral de Wilheim, Friedhelm y Charlotte, cada uno a cargo de su pequeño Holocausto.

GuerraNazis

Un relato bélico más moral que histórico

Son sus escenas las que aportan novedad y profundidad a la historia, y las que explican el debate social alrededor de Hijos del Tercer Reich, creada por dos veteranos en la televisión alemana, el guionista Stefan Kolditz y el director Philipp Kadelbach, de la que hablaba The Economist. A pesar de los lugares comunes y el lado más lacrimógeno, o la bondad casi extrema con la que trata a sus personajes (no tanto en sus experiencias como en sus posturas morales, que es lo que nos interesa), sí se aprecian ganas de mirarse el ombligo y hacer mella en las pequeñas culpas personales de aquel genocidio que cambió la historia del mundo. 

En un año de aniversarios como 2014, en que se conmemoran los 25 años de la caída del muro de Berlín y los 75 años del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Hijos del Tercer Reich nos pone al día con capítulos desconocidos de la Historia. En ella se exploran batallas y fechas, pero también la memoria, la responsabilidad del antisemitismo de la Alemania nazi más allá de despachos militares y campos de concentración. Puede que en lo televisivo la miniserie quede a la sombra de la comparación (con Hermanos de sangre, de HBO, como referencia canónica), pero es la excusa ideal para conocer un universo que está fuera de las enciclopedias.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios