Starz

PROHIBICIÓN DE ROPA INTERIOR DE ENCAJE

"Libertad de bragas"

A partir del 1 de julio no se podrá usar, vender o fabricar lencería de encaje en Rusia, Bielorrusia y Kazajistán. Las mujeres han salido a la calle en el último mes en señal de protesta bajo los lemas "Libertad de bragas" y "Bragas para el presidente"

feb 25 / 2014

Las autoridades rusas han prohibido la lencería de encaje que no contenga, al menos, un 6% de algodón. Se supone que el veto ha sido impulsado con el propósito de proteger a las mujeres de los posibles inconvenientes que pueda implicar para su salud el uso de este tipo de lencería. Según explican, no absorbe la suficiente humedad ni permite la correcta transpiración de la piel, lo que puede provocar enfermedades cutáneas.

Se calcula que las tiendas de lencería rusas se verán obligadas en cuatro meses a deshacerse del 90% de su stock. La mayoría de ropa interior hoy en día, no solo la de encaje, está compuesta principalmente por materiales sintéticos que la hacen más atractiva a la vista, más adaptable a la figura y abarata su coste.

Manifestaciones contra la ley

Aunque la ley se aprobó en 2011, su inminente implantación (1 de julio de 2014) está dando lugar a manifestaciones espontáneas de mujeres durante este mes. En la ciudad de Almaty (Kazajistán) se organizaron una serie de protestas bajo el lema "Bragas para el presidente". Varios grupos de mujeres salieron a la calle con ropa interior de encaje en la cabeza y gritando al unísono "libertad de bragas". A los pocos minutos fueron detenidas por la policía.

Probablemente Rusia tenga asuntos más importantes que resolver que la no transpiración de las partes íntimas de sus ciudadanas. Las mujeres que protestan en estos tres países por la medida adoptada por el gobierno simplemente piden que no decida qué deben llevar puesto. Las críticas, también desde el extranjero, no se han hecho esperar. Cuando la medida se aprobó hace tres años ya muchos políticos extranjeros, como Hillary Clinton, vieron en la medida de Putin un claro ejemplo más de su deseo de volver a 'sovietizar' la región adoptando leyes que establecen regulaciones y controles sin sentido sobre sus ciudadanos.

Las redes sociales se han convertido en un hervidero de protestas contra una medida que creo que nos deja a todos atónitos. Muchas mujeres han subido fotos de ellas en ropa interior de encaje y las han comparado con fotos de la era soviética, en la que aparecen mujeres llevando una ropa interior de algodón de color marrón y sin forma.

Sujetadores de una única talla

A principios de esta época, la ropa interior era unisex y los sujetadores se fabricaron en una sola talla hasta mediados de los años 30. En los años 40 aparecieron normas sanitarias que establecían que cada mujer debía tener al menos dos conjuntos de ropa interior que debía usar por un período mayor de siete días.

Más tarde se fabricaron más tallas de sujetadores, pero eran considerados un producto de higiene y no estaba permitido probárselos antes de comprarlos. Normalmente, los nuevos modelos de ropa interior eran aprobados por el gobierno una vez cada cinco años. Parece que la 'preocupación' de Rusia por la ropa interior de sus ciudadanas no es algo nuevo.

Volviendo a la prohibición de la que hablábamos, cabe decir que en términos económicos, la medida tampoco parece muy acertada. La Unión Rusa de Negocios Textiles asegura que en este país se vende anualmente ropa interior por valor de más de cuatro billones de dólares (aunque un 80% de los productos son importados). El descontento general de la población con la medida y las repercusiones en la economía hacen que algunos medios rusos ya estén anunciando la posible anulación de la ley. Esperemos que así sea.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios