Starz

ESTRENO DE HBO

'Looking', la nueva ficción gay

La última apuesta de HBO por la cuestión LGTB se despide sin hacer mucho ruido. A la espera de una segunda temporada que puede ser muy potente, el debut de Looking agrada pero no deja huella

mar 17 / 2014

'Looking' es una serie que gusta pero que no entusiasma. Los efectos de este estreno light de HBO para la temporada, una serie sobre las aventuras personales de tres jóvenes gais en San Francisco, son como las palomitas: sacian durante los cinco minutos previos a otro ataque a la nevera. Los momentos emocionantes que amenizan los ocho capítulos debut de 'Looking' son tan escasos como efímeros. A estas palomitas les falta mantequilla, o toffee si fueras Homer.

La sensación palomitera de 'ni fú ni fá' ha sido el principal enemigo de Looking que, pese a ser una serie correcta y despegar incluso en la recta final, paga los platos rotos de la expectativa. Por un lado, ser la nueva ficción gay de la tele por cable (con más libertad en el qué y el cómo se puede contar), a la sombra de la identificación del colectivo LGTB y de la obsoleta 'Queer as Folk'. Por otro, ser la homo-Girls, la otra serie joven de HBO, más experimentada y entrañable.

Miedos e ilusiones en San Francisco

'Looking', que finalizó la semana pasada su andadura en la cadena y en Canal + España, narra las peripecias de Patrick (Jonathan Groff, 'Glee'), un diseñador de videojuegos un tanto mojigato e indeciso, pero con ganas de destacar; Dom (Murray Bartlett), un camarero al borde de los 40 que no encuentra su sitio como empresario y se sumerge en sus complejos de mediana edad; y Agustin (Frankie J. Alvarez), un artista en crisis y en una relación que no termina de cuajar.

En ese entorno de incertidumbre, alumbrados por la luminosa San Francisco hipster, los protas acaban encontrando ciertas respuestas, o quizá nuevas preguntas, pero más acertadas, sobre la aceptación, la propia y la de los demás, de sus limitaciones e inseguridades. "Buscando algo real", eslogan con el que se promocionó la primera entrega de la serie, es algo que Pato, Dom y Agustin consiguen a medias, pero que a 'Looking' le cuesta mucho más, en tono y en espíritu.

'Weekend', el precedente indie

¿No pasó algo similar con 'Weekend', su germen cinematográfico? Andrew Haigh, el guionista creador de 'Looking', escribió y dirigió también aquel pequeño fenómeno del indie de 2011, un nuevo enfoque a la cuestión gay que como película dejaba bastante que desear. Su serie para HBO puede sobrevivir a sus personajes aún inacabados y a su peligroso juego con los clichés (la escena inicial de 'cruising' es todo un manifiesto) pero no a la falta de empatía hacia la historia.

Mientras 'Girls', su compañera de cadena y noche, con la que es imposible dejar de compararla  (podemos decir que incluso le viene bien su precedente), se moja y juzga a sus protagonistas hasta límites crueles, 'Looking' se mantiene a una distancia que acaba por alejar también a los espectadores. No es hasta bien entrada la temporada, sobre todo su precioso quinto episodio, cuando empieza a ponerle corazón. Por suerte no es tarde; habrá más 'Looking' el próximo año.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios