Starz

LA OBRA MAESTRA DE SHONDA RHIMES

'Scandal', la casposa fórmula del éxito

El último triunfo de Shonda Rhimes, creadora de 'Anatomía de Grey', demuestra que lo cutre puede ser un gran producto televisivo. Hablamos de 'Scandal', el culebrón definitivo, la serie imprescindible

abr 14 / 2014

Los caprichos de la seriefilia han querido que ficciones como 'Breaking Bad', 'The Walking Dead' o 'Juego de Tronos' hayan roto los esquemas sociales también en España y que no lo haya hecho 'Scandal'. Una serie que bate fácilmente en audiencias a las anteriores (se emite en abierto, en la cadena ABC) y a la que no le faltan hashtags y TTs semanales, ni carcajadas, ni muerte, ni caspa, ni divismo, ni vergüenza ajena. Quizá lo único que le falte a 'Scandal' sean más pelucas.

Con esta descripción cualquiera de vosotros en su sano juicio se negará a echarle un vistazo a 'Scandal' ni haciendo zapping, pero no sabéis lo que os estáis perdiendo. La serie, avalada por la creadora de 'Anatomía de Grey', pasó hace unos meses por la parrilla de Cuatro sin alboroto, pero donde esta mujer se mueve como pez en el agua es en las networks generalistas yanquis. Para unos, Shonda Rhimes es la Diosa de la pequeña pantalla. Para otros, la Satán de la tele.

La amante (negra) de EEUU

Podemos decir que 'Scandal' es la obra maestra de la guionista afroamericana, un culebrón con tintes políticos que ha conseguido dejar a sus actores en la puerta de los Emmy. Sobre todo a Kerry Washington, una actriz más bien mediocre que ni Quentin Tarantino consagró en 'Django Desencadenado' pero que ha ascendido al Olimpo de las divas catódicas de la mano de Rhimes. Labor complicada cuando interpretas a la amante (negra) del Presidente de EEUU

Kerry Washington interpreta en 'Scandal' al álter ego televisivo de Judy Smith, que trabajó para George W. Bush. Ella es Olivia Pope, jefa del gabinete de gestión de crisis (los que se deshacen del cadáver o entierran la historia de tu infidelidad) más importante de Washington, una mujer independiente, decidida, resolutiva… ¿Su talón de Aquiles? El Presidente de EEUU, a quien ella mismo llevó al Despacho Oval como asesora y de quien se enamoró perdidamente.

La 'showrunner' más poderosa

Imposibles perlas de guion (con esa genial metáfora de los "gladiadores en traje" que defiende la democracia estadounidense), conspiraciones políticas, magreos en los despachos de la Casa Blanca y otras infidelidades han amenizado el tormentoso romance de Olivia y Fitz desde la primera e irregular temporada. La tercera entrega, en emisión actualmente, nos ha enseñado que lo casposo puede ser adictivo e incluso merecer una ovación por su buen hacer televisivo.

¿Qué hace que sea una serie tan buena, o al menos tan revolucionaria? No supera a 'Juego de Tronos' en narrativa ni a 'Breaking Bad' en personajes, ni a 'Homeland' en retrato político, pero da al público mayoritario, el que rentabiliza una ficción más allá de la venta internacional y del apoyo crítico, lo que quiere. Por tal mérito, por enamorar a la audiencia como nadie, en plena crisis de la tele en abierto, Shonda Rhimes es la 'showrunner' más poderosa, pese a quien pese

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios