Starz

BOOM DE LA INDUSTRIA EN TELEVISIÓN

Víctor Ros, el último desafío de los efectos digitales

Gracias a series como El Príncipe, Velvet y ahora Víctor Ros, con una cobertura visual ambiciosa e inédita, la industria de la simulación gráfica vive un boom en televisión. Hablamos con Juan Antonio Écija, de Línea-64, supervisor de los efectos digitales de varias ficciones españolas, sobre este fenómeno y sus secretos

feb 09 / 2015

La historia de Juan Antonio es la de cualquier emprendedor, la de cualquier osado, ahora los hay muchos, que se haya lanzado sin arnés a lo que de verdad le apasiona. A pesar de ser el responsable de los efectos especiales de varias series de televisión españolas punteras, su oficina en el centro de Barcelona debe de ser menos un laboratorio tecnológico que un taller de relojero. Él es el fundador de Línea-64, un estudio cada vez más demandado en el mundo de la simulación audiovisual, gracias a proyectos como la película La herencia de Valdemar o Isabel. Es además el único 'empleador y empleado' de la compañía, pero no duda en recurrir a un equipo especial, normalmente de no más de siete personas, algunos sus propios alumnos de postproducción, cuando ve que el encargo necesita más de dos manos.

«Empecé hace 18 años, haciendo 3D en una pequeña productora. Como hobby ya lo hacía desde 1990, ¡con un Commodore Amiga 500 con 523Kb de RAM y sin disco duro!», recuerda en una anécdota que, aunque no estemos versados en la materia, entendemos sin problema. La historia de Juan Antonio Écija no es la de los grandes presupuestos ni los grandes medios de blockbusters como Juego de Tronos o The Walking Dead, pero sí la de los artesanos gráficos que están revolucionando la industria digital desde sus pequeños despachos.

JuanAntonioEcija

Juan Antonio Écija, del estudio Línea-64.

«En 2001 decidí hacerme autónomo y probar suerte, y tuve mucha». No será hasta 2011, tras diez años de encargos en publicidad y pinitos en la pantalla, cuando Línea-64 reciba Isabel. «La mayor parte del trabajo ha sido recrear vistas de ciudades medievales, multiplicar figuración, añadir sangre, y sobre todo borrar elementos modernos de los exteriores», comenta con precisión profesional la labor de retoque y composición de los más de 1.500 planos que ha supervisado, durante las tres temporadas de la serie histórica. Es el reto televisivo del que se muestra más orgulloso, pero no el más desafiante. Víctor Ros llegaría en 2013.

Un ambicioso diseño visual

Un Sherlock Holmes español en el Madrid del siglo XIX. Una rara avis en muchos sentidos. La serie, inspirada en una de las novelas de Jerónimo Tristante, creada por Javier Olivares, guionista de Isabel y de la prometedora El ministerio del tiempo, nació del mecenazgo de una cadena de pago, Movistar Televisión, que la emitió casi un año antes de su debut en abierto. La producción tenía que estar a la altura de ese estándar industrial y de su original mezcla entre el género histórico y el policiaco, y ahí es donde los efectos digitales se la juegan. Tras una frustrante espera en que llegó a otros países antes que a Televisión Española, Víctor Ros ha convencido: una apuesta inteligente y accesible con una factura de calidad.

«En Víctor Ros la mayor parte del trabajo ha sido hacer cromas», explica Juan Antonio sobre una de las técnicas más empleadas, que consiste en grabar a los personajes delante de una tela verde que se sustituirá por un escenario gráfico: «Todas las ventanas los son, y todo lo que se ve a través de ellas está creado componiendo muchísimos elementos. Una vez creados en Photoshop los fondos exteriores, se les incluían caballos, carros, pájaros, gente...». El diseño cuenta también con imágenes exclusivas en 3D, «como las vistas generales de la Plaza Mayor y la Puerta del Sol, y secuencias grabadas íntegramente en croma, como la manifestación de mujeres en el Congreso», además de disparos, sangre y otros efectos visuales.

PradoOrigen

PradoFin

Contrarreloj y contra la tecnología

Una cobertura completísima, ambiciosa e inédita, de más de 1.350 planos para solo seis episodios, que, aun así, no ha conseguido esquivar la polémica. Aunque la productora New Atlantis y la cadena siempre han asegurado que buscaban una estética cómic, las redes sociales mostraron una fuerte reacción al remate visual, que muchos usuarios califican de obvio y a quienes impide integrarse en la propia historia. «Cuando hago efectos busco que no se vean, que queden integrados de tal forma que el espectador no pueda saberlo. En el caso de Víctor Ros, los efectos que se notan es por falta de tiempo para dejarlos mejor, a causa de las dificultades técnicas y el gran volumen de planos que surgieron», aclara Juan Antonio.

El esfuerzo de Línea-64 en Víctor Ros es también el ejemplo de la lucha contrarreloj y contra la tecnología. «Lo que más se buscaba era mostrar el Madrid de hace más de 100 años. Desde la productora nos pasaban material gráfico de la época, fotografías, grabados...», pero el acabado responde a los obstáculos que incluso les obligaron a trabajar a mano, fotograma a fotograma: «Telas de croma de un color inadecuado, ventanas de decorados interiores que tenían reflejos irreales, cristales que en algunos casos estaban muy sucios...». Juan Antonio también tuvo palabras divertidas para el gazapo de Isabel en que aparece la catedral de Cádiz de 1838. «Sí, el trabajo es nuestro», reconoce entre risas, «pero no teníamos ni idea de que era incorrecto. El plano quedó muy bonito y no me importa que se hable de él. Quedó como una anécdota».

RioOriginal

RioFin

Aprender sobre la marcha y el calendario

«Hay que tener en cuenta que los presupuestos y los medios que se manejan aquí no son los mismos a los que se llega en EEUU con una carga similar de efectos, lo que también afecta al tamaño del equipo de trabajo», puntualiza el supervisor de Víctor Ros sobre los contratiempos que siempre se han cebado con toda producción y que ahora lo hacen con el apartado visual. La industria de los efectos digitales está viviendo hoy un incuestionable boom gracias a la televisión, a series como El Príncipe y Velvet, con recreaciones impecables del barrio ceutí y de la Gran Vía de los años 50, y la inminente El ministerio del tiempo. Eso obliga a los profesionales a aprender sobre la marcha, sobre el calendario y la calculadora.

«Uno de los efectos que más nos llegan es el borrado de elementos inadecuados: cables, micrófonos, botellas de agua de alguien despistado… Es más fácil pasarnos el plano a los de efectos digitales que volver a grabar la toma si ya estaba correcta», despeja Juan Antonio algunas leyendas urbanas sobre la profesión. Pequeñas empresas que ya se dedicaban al audiovisual, como Línea-64, han tenido que adaptar a los cambios y ritmos frenéticos de la pequeña pantalla sus rutinas y tareas, a veces menos creativas y más funcionales de lo que podríamos imaginar: «Los cromas para grabar secuencias en lugares en los que no se está son cada vez más utilizados, pero aún hay mucho miedo del resultado que pueda quedar».

VentanaOriginal

VentanaFin

Él seguirá aprovechando el fenómeno. Carlos, Rey Emperador, secuela de Isabel, y la adaptación de La catedral del mar son sus nuevos proyectos. «Hay quien se gasta más en una tablet y un smartphone que yo en un equipo completo. Los PC que hacen falta para este trabajo son poco potentes. Además, su uso abarata muchísimo el coste de producción: en vez de llevar a todo el equipo al Paseo del Prado se graba la secuencia ante un croma», asegura.

La evolución de la tecnología y el beneficio económico son clave en esta efervescencia de los efectos digitales en televisión. Los dragones de Juego de Tronos quedan lejos, pero aún no hemos hecho más que arañar la superficie de su potencial gráfico y visual. «No he trabajado en ninguna serie de ese tipo, pero espero que algún día surja la posibilidad. De hecho, si hago lo que hago es gracias a, o por culpa de, La guerra de las galaxias», confiesa Juan Antonio.

*Fotografías de la producción de Víctor Ros cedidas por estudio Línea-64.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios