Zoom

MULAFEST 2014

Arte urbano que se convierte en espectáculo

Un éxito, otro año más. Durante cuatro días (del 26 al 29 de junio), los pabellones 12,13 y 14 de IFEMA abrieron sus puertas a las más de 40.000 personas que disfrutaron de las exhibiciones de grafiti en directo, de las exposiciones de vehículos clásicos y de las creaciones de más de 100 tatuadores. Además de una zona 'Street Food', patinaje, bicicletas y arte. Mucho arte. Urbano, eso sí

jul 02 / 2014

Mulafest volvió, porque desde que se creó hace tres años, vuelve cada verano; con más fuerza, más público y más comida que nunca. Si en la edición pasada fueron alrededor de 30.000 los visitantes que se acercaron hasta IFEMA, este año han sido 10.000 más. Nadie se ha querido perder la gran fiesta del arte urbano. Porque, en realidad, Mulafest es la calle comprimida en tres pabellones. Y una Isla.

Para reivindicar precisamente la calle, el festival reunió a esos colectivos a los que casi nadie mira: a los grafiteros, que se retaban a ver quién pintaba un mensaje concreto en menos tiempo, a los tatuadores, que se sentían como peces en el agua al mostrar sus creaciones en público, y a los skaters y rollers, que campaban a sus anchas por los tres pabellones. El arte callejero, la cultura urbana y underground, que solo puede apreciarse por algún rincón de la calle Fuencarral de Madrid, se respiraba en cada centímetro cúbico del aire de Mulafest.

Mulafest

Garaje, Isla y Tattoo. Tres categorías para agrupar una muestra inmensa de realidad en forma de coches, motos, tuning, tecnología, música, deporte y tatuajes. Y la zona 'Street Food', la gran novedad por la que pasaba el Mulafest de este año: un pasillo al aire libre en el que poder degustar especialidades culinarias de medio mundo'Noodles' chinos, kebab turco, sushi japonés, 'fish and chips' británico…

Motor y tecnología, de la mano

Había un mural a la entrada del último pabellón en el que podía pintar cualquiera que se acercase. Pincelada aquí, pincelada allá, hasta crear una obra de arte. Extrapolando, puede ser algo así como lo que han hecho los organizadores del Mulafest: colectivo urbano uno, colectivo urbano dos, un poco de tecnología, arena de playa y 'forzudos' haciendo piruetas en barras de dominadas. Pinceladas que crean un cuadro. Partes que suman un todo. Mulafest 2014.

Mulafest

Ante todo, era necesario ir con cuidado. Había un continuo ir y venir de patinadores, skaters y gente montada en BMX. Javier, de 14 años, decía: «Me encantan las bicis BMX. Ya vine el año pasado, pero sin bici. Así que este, he decidido traérmela». Otras, como Laura (18), manifestaba: «Me compré la tabla ayer». ¿Solo para venir aquí?, le preguntan. «No, no, a mí me gusta el skate: la estoy estrenando». Y es que el 'halfpipe' que habían montado en el pabellón invitaba a coger una tabla y grindar la estructura. O por lo menos intentarlo.

En cualquiera de las tres naves había que ir mirando hacia los lados. Pero sólo en la número 12 se podía disfrutar de una extensa exposición de motos clásicas, que iba desde modelos de la I Guerra Mundial hasta Vespas. Sin contar con las 'burras' customizadas por Mash, Moto Guzzi y Custom Art Madrid, todas ellas Harley Davidson. En formato cuatro ruedas, había viejas furgonetas de época, la mayoría VW de los 60, 70 y los 80. Todo muy hippie. Un Chevrolet Camaro, un Corvette y un Mini rosa custodiado por Betty Boop completaban el Garaje, o lo que es lo mismo, la zona para los amantes del motor.

Mulafest

A medio camino entre el Garaje y el pabellón contiguo, había un pequeño reducto de impresoras (e impresores) 3D. Figuras de Star Wars, coches, muñecos y muchas formas geométricas daban buena cuenta de ese cada vez menos desconocido mundo de la impresión en tres dimensiones. Porque la tecnología avanza rápido, y si no, que se lo pregunten a los chicos de 'Clovescan', que pasando un pequeño aparato desde los hombros hasta la cabeza, conseguían representar el busto de una persona en un ordenador. En tres dimensiones, claro.

En Madrid sí hay playa... por cuatro días

Una casa de cartón reciclado, cortesía de Ecoembes, y dos murales (de VICE y de Yorokobu) separaban el Garaje de la zona de 'arte urbano'. Alrededor de 100 casetas de tatuadores profesionales se encontraban allí montadas, estratégicamente separadas las unas de las otras. Adentrarse por esa malla de puestos era peligroso. Espectaculares dibujos invitaban a tatuarse la piel. Tan espectaculares como los precios.

Llamativo (y gratis) era también el 'body painting', una tendencia que desde hace pocos años está calando fuerte entre la gente. Se basa en pintar el cuerpo humano a base de acuarelas. Salen dibujos originales, aunque depende, claro está, de la capacidad de los artistas que pintan para crearlos.

Mulafest

La zona de microteatro estaba en una esquina. Quizá por eso de coger dos paredes y hacer el backstage más cómodo. Quizá porque el recinto de BMX se asentaba sobre buena parte del pabellón y el microteatro ocupa y dura poco (la mayoría de obras, no más de 10 minutos). La compañía 'Teatro a Pelo' actuó más de 100 veces entre los cuatro días.

La Isla, en el exterior de IFEMA, completaba Mulafest 2014. Por un lado, una barra de dominadas en las que algunos jóvenes hacían piruetas a lo Gervasio Deferr, pero más creativas y más rápidas. Por otro, un recinto con arena de playa, un chiringuito y una red para jugar al voleyball. Los más deseosos por irse de vacaciones tuvieron un primer encuentro con el sol y la arena, pero les faltó el mar. Que se lo apunten los organizadores para el año que viene.

Mulafest

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

Crónica alternativa del Mulafest
jun 30

FESTIVAL DE TENDENCIAS URBANAS

Crónica alternativa del Mulafest

La periferia madrileña ha acogido uno de los festivales más carnosos de la cultura urbana: el Mulafest. El dibujante Dani Gove ha estado allí este fin de semana para contarte de una manera diferente lo que ha vivido entre skaters, tatuadores y modernos noventeros

Arte84 1
abr 17

ARTE URBANO

Vivir del graffiti

Banksy es sólo un ejemplo de hasta dónde ha llegado la pintura mural o el graffiti en nuestros días. España, aunque sigue a la cola, por fin ha comenzado a despegar

Los peores tatuajes de la historia
sep 19

BAD TATTOOS

Los peores tatuajes de la historia

Piensas que nunca, jamás, alguien se tatuaría el careto de Britney Spears o una cucaracha o unos ojos en los pezones. Pero sí, hay personas cuyo proceso mental es como los caminos del señor: inescrutable. Sé libre, haz lo que sientas... Pero quiérete y no hagas esto

Comentarios