Zoom

ANÁLISIS DE LA TRIBU URBANA

En España éramos canis, en Rusia son gopniks

Todo empezó hace más de un siglo en Rusia. Lo que en un principio eran organizaciones para el asilo de los más pobres, después derivó en auténticos nidos de delincuencia. Entonces, se llamaron gopniks

feb 27 / 2015

Al mismo tiempo que en España una ola de costumbres más bien chabacanas y marrulleras comenzaba a explotar allá por finales de los 80, en la Rusia postsoviética tenía su reflejo otro movimiento parecido, similar en imagen y forma. Los que aquí se llamaban canis, en Rusia eran denominados como gopniks.

El término, que en origen puede recordar al que en los años 60 definió a toda una generación (los beatniks), encuentra en el sufijo 'nik' un elemento común: el programa Sputnik. Así como los beatniks estadounidenses fueron acusados de antiamericanos, los gopniks son, esencialmente, antiamericanos.

La URSS cayó en 1991. La proliferación de gopniks comienza justamente a partir de ese año, sobre todo en las áreas rurales y periféricas de las ciudades. Pero lo cierto es que su historia empieza mucho antes. Las primeras referencias datan de la época de la Rusia prerrevolucionaria, y la mayoría no tienen un origen claro.

Pero, ¿qué son?

Muchas leyendas han circulado acerca de estos chicos de aspecto desafiante, pelo corto casi rapado, chándal y litro de cerveza en mano. Algunas fuentes hablan de que el término proviene del acrónimo GOP (Gorodskoe Obshestvo Prizreniye; en español, Sociedad Urbana del Ciudadano), organizaciones que se encargaban de repartir comida y asilo a los más pobres. Como la mayoría de ellos eran vagabundos o delincuentes, gran parte de la sociedad rusa adoptó el término 'gopnik' para definir a todos aquellos ladrones o rateros. Otras fuentes sitúan su origen en el Hotel Oktyabrskaya de San Petersburgo, que después de la revolución bolchevique de 1917 fue denominado como Dormitorio-Estado del Proletariado.

El término, que se ha mantenido activo durante los últimos 100 años en Rusia, cobró un nuevo significado a principios de los 90. Los jóvenes inadaptados, provenientes de familias desestructuradas y de las áreas rurales, los hijos de las calles, los amigos de los amigos que fueron abandonados a su suerte en los suburbios y tantos otros cuyo azar no fue benevolente, se convirtieron en gopniks.

Ahora, al caminar por algunos barrios, se les puede identificar fácilmente. Un corte de pelo agresivo, un chándal Adidas, un gorro y alguna que otra cadena colgando del cuello. En las manos, cerveza o Jaguar. En los ojos la agresividad de quien roba para comer, de quien no conoce las normas sociales y acongoja al resto del barrio por diversión. Con un deje distinto en la forma de hablar, con unas expresiones inventadas, con unas construcciones gramaticales erróneas. Y mientras tanto, en el parque, más gopniks, bailando música, fumando cigarros o sentados todos de cuclillas.

Algunas similitudes acercan a los gopniks a los chads y los rednecks estadounidenses. También hay parecidos con los chavs británicos, los neds escoceses y los spides de Irlanda del Norte. Todos ellos individuos de clase baja y malhablada, del extrarradio, con un ligero o nulo interés por las normas sociales y altos índices de delincuencia.

Gopnik

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

Anatomía de una calle tan infernal que todos la amamos
feb 23

LA GRAN VÍA DE MADRID

Anatomía de una calle tan infernal que todos amamos

Siempre ha estado ahí, aunque fuese como un terreno sin gigantes de hormigón. La madrileña Gran Vía agobia y encandila a partes iguales, convirtiendo a los seres urbanitas en simples hormigas de carne y hueso que andan, corren y caminan a los pies de los edificios

MSAP
dic 18

MADRID STREET ART PROJECT

Safaris urbanos: sin animales pero con mucho arte

El arte no se limita a las paredes de un museo. La calle es el lienzo que muchos artistas eligen como vehículo difusor de sus obras. Un colectivo madrileño se ha propuesto crear rutas por aquellos barrios en los que el arte urbano se muestra de una manera más explícita

Comentarios