Zoom

ENTREVISTA A UN MIEMBRO DE LA UIP

«En las cargas policiales incide mucho la tendencia política del momento»

Rara es la protesta que no acaba en una batalla campal entre manifestantes y Policía. El último ejemplo ha sido la 'Marcha de la Dignidad' convocada el pasado sábado. Hablamos con un miembro de la UIP sobre las cargas policiales y la preparación para ser un antidisturbios

mar 26 / 2014

«En las cargas policiales incide mucho la tendencia política del momento. Los políticos son los que dan la orden, y hay algunos que tienen miedo a autorizar la carga por si luego la ciudadanía le pide explicaciones. Otros son más valientes y resuelven antes. Por eso en la UIP estamos muy contentos con Cifuentes, se pone en la piel del policía y entiende lo difícil que es nuestro trabajo. La anterior delegada del Gobierno en Madrid [Mª Dolores Carrión]… fatal». Lo cuenta uno de los máximos representantes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) en España.

Este miembro de la UIP es la única persona autorizada por la Policía Nacional para hablar con la prensa, aunque prefiere mantenerse en el anonimato por las posibles repercusiones de sus declaraciones. Ante la pregunta de qué lleva a una persona a dedicarse a esta profesión, el policía destaca que «se cobra un complemento específico importante» y que «hay muy buen ambiente de equipo». Asegura que quienes están en este cuerpo de seguridad pasan un test psicológico y de personalidad: «Se busca a personas tranquilas y serenas», responde. Destaca que lo más importante es «soportar la presión». «Si te insultan y te agreden verbalmente no puedes tomártelo como algo personal. Aguantar va en tu sueldo», añade.

El psicólogo Alfredo Torrosa, especialista en tratar a personas que han sido desahuciadas, determina que, en efecto, la presión de uno de estos policías «es muy fuerte». «Les enseñan a obedecer, la orden proviene de una instancia superior, por lo que se diluye la responsabilidad y es más fácil acometer ciertas acciones». «No creo que se pueda generalizar y decir que un policía disfruta haciendo uso de la violencia, sería como decir que los manifestantes disfrutan tirando adoquines, cuando eso en realidad lo hacen muy pocos. Obedecen porque también tienen miedo a perder su trabajo y no poder mantener a su familia. El miedo es el mayor poder que tienen ahora los gobiernos. Lo que habría que hacer es educar a este cuerpo de seguridad más en la empatía que en la obediencia o la represión», argumenta Torrosa.

Protocolo de actuación

Aunque la policía puede hacer uso de la violencia, el protocolo dicta que las pelotas de goma se deben disparar a, al menos, 50 metros y contra el suelo. «Hay policías que se extralimitan, sí, pero son muy pocos», explica este miembro de la UIP. Sin embargo, fue precisamente en la manifestación del pasado sábado, en la 'Marcha de la Dignidad', cuando un manifestante perdió un testículo por el impacto de una pelota de goma. El joven, que participaba en una de las barricadas que se formó, asegura que la pelota no rebotó primero en el suelo.

A esto se unen las pruebas falsas aportadas por Antonio Labrado, portavoz de la Confederación Española de Policía (CEP): un punzón pegado a una muleta y un tirachinas con bolas de metal. Aseguraban que pertenecían a unos manifestantes del 22M. Sin embargo, habían sido incautadas con anterioridad. José Manuel Sánchez Fornet, exsecretario general del Sindicato Unificado de la Policía y presidente de la Fundación de Estudios de Seguridad y Policía (FESYPOL), ha reconocido en Twitter que "el tirachinas y la muleta no fueron incautados a nadie el 22M ni aparecen en los efectos presentados en rueda de prensa".

Punzon22M

Estrés y presión

Foro Policía es una página que se declara "ajena a cualquier institución oficial o gubernamental" y "tiene como fin la promoción y el aumento del prestigio social de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad". "Sin autorización o no respetando lo establecido en ella… ¡¡¡PALO!!!", "Me da a mí en la nariz que con el nuevo gobierno los indignados van a estar más calentitos que nunca" o "¡¡¡Más madera!!! En cuanto los pongan un 'poco finos' se les termina la tontería, si no al tiempo" son algunos de los comentarios que se pueden leer en el hilo "Carga contra los 'indignados' durante una cabalgata", de diciembre de 2011.

Ante esto, el miembro de la UIP asegura que «realmente se protege al manifestante» y que el «detonante» para una carga suele ser «una agresión a un policía, aunque siempre hay que esperar la orden política: hacemos lo que nos dicen». «Si el grupo detecta que hay un miembro que se excede o que no aguanta la presión, hay que comunicarlo», aclara. «De todas formas, el estrés no es continuo. Pueden pasar años hasta que un policía participe en una carga».

Una vez al año, durante una semana, los componentes de la UIP (en total 2.700, de los cuales un 85% son hombres y un 15%, mujeres) se van de convivencia para hacer lo que llaman «reciclaje». El antidisturbios destaca la importancia de este 'retiro', pues hay charlas con psicólogos y es cuando se puede detectar si una persona está «en sus plenas facultades» para ser miembro de la UIP.

En teoría, la Policía solo debería responder a las provocaciones de los grupos alborotadores que buscan un enfrentamiento abierto con las autoridades (tirando adoquines, botellas de cristal...). Sin embargo, Eva Sánchez, una de las manifestantes que estuvo en la 'Marcha de la Dignidad', cuenta que cuando se produjeron las primeras cargas, «los agentes no persiguieron solo a los que habían lanzado adoquines y petardos. En mitad de la confusión, arremeten contra cualquiera que esté en medio. Además, creo que actuaron de manera poco proporcionada».

El miembro de la UIP reconoce que, aunque muchas veces la Policía comparta la indignación del resto de los ciudadanos, esta tiene que ser «profesional». «El orden tiene que imperar de alguna forma».

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

pinchos sin hogar 5
jul 26

PROTESTA Y ARTE

Combatir los 'pinchos anti-sin hogar' con colchones y libros

Un grupo de activistas británicos se ha unido para luchar contra los pinchos que impiden dormir a personas sin hogar en algunos soportales de Londres. Para ello han colocado colchones y estanterías con libros encima de los polémicos obstáculos. Quieren convertir las zonas plagadas de clavos en zonas comunes y cómodas para todos

Black Power reivindicaciones
ene 29

DISCRIMINACIÓN Y PROTESTAS SOCIALES

¿Siguen teniendo sentido las reivindicaciones del Black Power?

Tras numerosas protestas en ciudades como Ferguson, los debates sobre desigualdad racial han vuelto a EEUU con fuerza. Los asesinatos y los datos sobre discriminación, criminalidad o pobreza que rodean a la población negra solo avivan la llama. ¿Qué ha cambiado desde los años sesenta?

Comentarios