Zoom

#MOTIVOSDEJORGE

«No saldremos en los medios, pero aquí estamos, plantándole cara al Gobierno»

20.160 minutos son los que lleva Jorge Arzuaga, el joven ingeniero bilbaíno, sin comer. Su objetivo era simple: reclamar la dimisión del Gobierno. Pero por el camino, que emprendió hace 14 días y que pensó que continuaría solo, algunas voces (más de las que pensaba) se han unido a su causa

oct 26 / 2013

Jorge bebe un poco de té moruno caliente antes de hablar por el altavoz frente al medio centenar de personas que se ha congregado en Sol para mostrarle su apoyo. El té lleva miel, cosa de Concha, una jubilada de 70 años que asegura que «la miel da fuerza». «Y ya que no come...», dice. Jorge, algunos ya le conoceréis, es un joven ingeniero de 25 años que se ha declarado en huelga de hambre con la intención de reclamar la dimisión de un gobierno que, según él, «es ilegítimo desde el momento en el que incumplió su programa electoral». 

Jorge vino desde Bilbao solo y con lo imprescindible y no pensó que cuando comenzó la huelga hace 14 días, tantas ‘madres’ le brotarían alrededor. Una le tapa con la manta, otra le lleva la bebida caliente, otra le da abrazos y ánimos. Todas ellas rondan los 70 años de edad y todas ellas ven en Jorge a sus hijos, a sus nietos, muchos de ellos en paro o en el extranjero.

Luchar en la calle

Es el caso de Concha, una pensionista que, a pesar de haberse enfrentado a un trasplante de hígado y a una operación de corazón, está allí casi todos los días. «No vemos futuro para nuestros hijos, y sufrimos», dice con una expresión arrugada por la edad, el frío y, seguramente, los disgustos. Sus «niños», como ella los llama, trabajan en el extranjero y ella sólo espera que la situación en España mejore para que puedan volver y encontrar empleo aquí. Esta jubilada, ex dueña de una pequeña heladería, escucha atentamente a Jorge quien, con el altavoz en mano, advierte: «No saldremos en televisión, no saldremos en los medios, pero aquí estamos, plantándole cara al Gobierno».

A él se unió hace 11 días Álex Aceituna, un madrileño de 24 años, y hace menos de una semana, se unieron otros tres, dos chicos y una mujer. Jorge asegura que son como «una pequeña familia», ahora que la suya está lejos, y en ella incluye a las ancianas que le visitan a diario y a los ‘veteranos’, los que están horas y horas dándole conversación para que los días no se le atraganten. «No podemos luchar en las redes, desde el sofá, sino que debemos hacerlo en la calle, todos juntos», manifiesta el joven.

El bilbaíno se mantiene fuerte, asegura, con sólo algún que otro mareo leve y esporádico. «Lo llevo mucho mejor de lo que pensaba, lo único que me preocupa es mi padre. No lo está llevando muy bien, le afecta emocionalmente, y eso le perjudica la salud», cuenta. «De momento voy a seguir, sólo quiero que él confíe en mí y me comprenda. Verle así me afecta a mí también».

Control policial

De momento, la Policía no ha supuesto un impedimento en la huelga de hambre de Jorge y compañía, aunque ahora, los agentes parecen mostrarse menos amables. «El otro día vinieron y nos dijeron con estas palabras: “Las nuevas órdenes son que no podéis tener carteles aquí”». Dice que al principio sólo les pidieron que no pegasen hojas a la estatua ecuestre de Carlos III, pero que ahora ni siquiera les permiten tener pancartas. «¿Qué quieren? ¿Qué la gente pase y piense ‘mira esos tíos ahí tirados, qué harán’? Los carteles son para informar de por qué estamos aquí y por qué hacemos lo que hacemos», argumenta Jorge.

Tras una hora de discursos, palmadas en la espalda y pequeñas declaraciones de apoyo, la concentración se disuelve y se despiden con un «hasta el próximo viernes, aquí, a las 20». Ellos, en vez de bares, cierran manifestaciones.  

Tema relacionado: «Era o huelga de hambre o violencia, y elegí la huelga»

Tema relacionado: «Estoy en huelga de hambre porque quiero que todo el mundo tenga para comer»

Tema relacionado: Siete días en huelga de hambre por el cambio

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

pinchos sin hogar 5
jul 26

PROTESTA Y ARTE

Combatir los 'pinchos anti-sin hogar' con colchones y libros

Un grupo de activistas británicos se ha unido para luchar contra los pinchos que impiden dormir a personas sin hogar en algunos soportales de Londres. Para ello han colocado colchones y estanterías con libros encima de los polémicos obstáculos. Quieren convertir las zonas plagadas de clavos en zonas comunes y cómodas para todos

Black Power reivindicaciones
ene 29

DISCRIMINACIÓN Y PROTESTAS SOCIALES

¿Siguen teniendo sentido las reivindicaciones del Black Power?

Tras numerosas protestas en ciudades como Ferguson, los debates sobre desigualdad racial han vuelto a EEUU con fuerza. Los asesinatos y los datos sobre discriminación, criminalidad o pobreza que rodean a la población negra solo avivan la llama. ¿Qué ha cambiado desde los años sesenta?

Comentarios