Zoom

DESALOJO DEL CENTRO AUTOGESTIONADO

Patio Maravillas, siete años desafiando las convenciones

Desde 2007, el Patio Maravillas ha sido un revulsivo en Madrid por su forma de hacer las cosas, siempre buscando el procomún y planteando una forma distinta de vivir la ciudad. En estos años han cambiado de ubicación, han acogido iniciativas de todo tipo y ahora se enfrentan a un desalojo porque el edificio que ocupan ha sido comprado por una constructora

oct 04 / 2014

El 15M sirvió para demostrar a la opinión pública que la ciudadanía no estaba muerta. Han pasado más de tres años años desde que el fenómeno irrumpiera en la sociedad, pero es que antes ya existían otros cuantos movimientos satélites que buscaban otra forma de hacer las cosas.

Todo empezó en la VI Semana de la Lucha Social de 2007, cuando 50 colectivos (incluyendo feministas, ecologistas, inmigrantes y asociaciones vecinales) ocuparon un colegio abandonado en el número 8 de la calle Acuerdo, en el madrileño barrio de Malasaña. Estos fueron los albores del Patio Maravillas, que desde un principio se presentó como un espacio donde vivir la ciudad de otra manera y donde se ha rechazado enérgicamente la especulación urbanística que, según sus ocupantes, vive la capital.

En los dos años en la calle Acuerdo, el centro vivió un resplandor en el que se dio cabida a iniciativas de todo tipo. A principios de 2010, la policía desalojaba el edificio aunque sus miembros encontraron nueva casa esa misma tarde, situada a tan solo 500 metros de la anterior ubicación.

PatioMaravillas

Madrid, hervidero social

En estos siete años de vida, el Patio ha funcionado como revulsivo a las iniciativas privadas que han ido surgiendo en el barrio de Malasaña, que está siendo testigo de la gentrificación. El barrio se ha llenado en estos años de locales de moda mientras los espacios públicos sufren las consecuencias del abandono. Frente a todo esto, el Patio Maravillas promueve otra forma de ver la ciudad, el compartir con todo tipo de personas y desde todos los prismas. Hay implicación política, allí nació Democracia Real Ya y todavía se reúnen en el mismo sitio. En el centro también hay actividades de formación completamente gratuitas, yendo desde el baile hasta la cocina e incluso tienen una tienda en la que todo es gratis.

Todas las personas que convergen alrededor del lugar han querido dejar una amplia memoria visual. Ya se han hecho dos documentales contando la historia del centro y de sus dos ubicaciones: El primero, titulado 'Calle del Acuerdo 8 El Patio', vio la luz en 2010 y resumía esa primera etapa en el antiguo colegio. El segundo, titulado 'Nos quierenen soledad, nos tendrán en común. Patio Maravillas vs. Madrid neoliberal. FIGHT!' es más incisivo con los altos cargos y habla de la etapa en la calle del Pez. Su sinopsis reza: «Quienes gobiernan las ciudades nos quieren en soledad y aisladas. Pero por suerte tenemos espacios como el Patio Maravillas; espacios donde organizarnos, encontrarnos, bailar, e inventar y luchar por otras formas de habitar la ciudad. Nos quieren en soledad, pero nos tendrán en común».

MaravillasPatioMadrid

Futuro incierto

En el Patio conviven hasta 27 iniciativas o colectivos, por ejemplo Oficina Precaria, que da apoyo a lo que ellos llaman «trabajadores intermitentes», es decir desempleados, empleados con contratos temporales y a tiempo parcial, becarios… Esta defensa de los intereses colectivos de la ciudadanía ha tenido el apoyo del barrio, aunque este año el edificio ha sufrido dos incendios, uno en primavera y otro en verano. Las cosas también se están poniendo difíciles desde el punto de vista administrativo porque Nivel 29 S.L., la empresa propietaria del inmueble ocupado, ha presentado una denuncia que abre un proceso para desalojar el edificio.

Desde el Patio se está pidiendo apoyo a través de la etiqueta #alertapatio. Además, este 25 de octubre se celebrará una jornada de puertas abiertas como protesta. Kike Castelló, de Democracia Real Ya, asegura: «El patio es más que las viejas paredes que lo componen, allí se dan cita muchos colectivos sociales y políticos. Cerrar el patio por pura especulación es un ataque a muchas cosas en las que creemos».

El Centro Social Seco, también autogestionado, está movilizando sus redes para apoyar al Patio: «Sabemos por nuestra propia experiencia que un apoyo visible de gran cantidad y diversidad de colectivos es uno de los activos principales con los que se cuenta en este tipo de procesos».

Gonzoo se ha puesto en contacto con Nivel 29 S.L, la empresa propietaria del edificio, que ha rehusado hacer declaraciones a este medio. El Patio Maravillas no es el único centro que se está viendo amenazado por desalojo, la alerta también la tienen La Traba, La Morada y La Casika.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

pinchos sin hogar 5
jul 26

PROTESTA Y ARTE

Combatir los 'pinchos anti-sin hogar' con colchones y libros

Un grupo de activistas británicos se ha unido para luchar contra los pinchos que impiden dormir a personas sin hogar en algunos soportales de Londres. Para ello han colocado colchones y estanterías con libros encima de los polémicos obstáculos. Quieren convertir las zonas plagadas de clavos en zonas comunes y cómodas para todos

Black Power reivindicaciones
ene 29

DISCRIMINACIÓN Y PROTESTAS SOCIALES

¿Siguen teniendo sentido las reivindicaciones del Black Power?

Tras numerosas protestas en ciudades como Ferguson, los debates sobre desigualdad racial han vuelto a EEUU con fuerza. Los asesinatos y los datos sobre discriminación, criminalidad o pobreza que rodean a la población negra solo avivan la llama. ¿Qué ha cambiado desde los años sesenta?

Comentarios