Zoom

COLONIALISMO

Sáhara Occidental: la eterna asignatura pendiente de España

La historia y la democracia española tienen una cuenta pendiente con un pueblo. El Sáhara Occidental todavía persigue el sueño de la autodeterminación. Tras cuatro décadas, España sigue siendo el país con la responsabilidad administrativa en la zona, pese a que su postura se acerque más a la de Marruecos

sep 23 / 2013

Las heridas en la población del Sáhara Occidental están lejos de cerrarse. En el último capítulo del libro inacabado del colonialismo europeo, España todavía no ha escrito la última palabra. «El Derecho Internacional todavía reconoce a España como el país administrador del Sáhara Occidental», recuerda Bucharaya Beyun, delegado saharaui en España.

Todo empezó en 1885, cuando España reclamó en la Conferencia de Berlín la costa africana más cercana a las Islas Canarias. «Las relaciones con España en los primeros años fueron buenas, no tenía una política colonial tan agresiva como Francia», recuerda el representante saharaui. De hecho, ese carácter más pacífico que otros hizo que no se expulsara a los españoles, como ocurrió anteriormente con Reino Unido y Portugal. Pero el pueblo saharaui comenzó a sentir la necesidad de ejercer su autodeterminación. Todavía no han tenido oportunidad para ello.

Casi cuatro décadas han pasado desde que España quisiese deshacerse del Sáhara realizando unos tratados ilegales (Acuerdos de Madrid), según explica Beyun. Nuestro país atravesaba una remodelación interna y se desentendió de lo que Carrero Blanco definió, en 1958, como «una región tan española como Cuenca».

La democracia española no olvida al Sáhara

«Los saharauis no entendemos que los políticos, sean PP o PSOE, se acercan a la cuestión de nuestro pueblo cuando están en la oposición, pero cuando llegan al gobierno nos venden que no pueden cambiar la situación del Sáhara Occidental», lamenta el delegado saharaui.

Muchos son los políticos que han pasado por el poder en España desde la llegada de la democracia y nadie ha alzado la voz desde el Gobierno. «La última visita del rey a Marruecos, con ministros de todos los Gobiernos democráticos desde 1975, muestra el apoyo total del Estado español», asegura Bucharaya Beyun. Estas dudas sobre lo que realmente desea España recuerdan que, además, la ayuda económica de nuestro país a los refugiados saharauis se ha reducido en torno al 50% desde 2011.

Actualmente, Bachuraya reconoce que la situación está estancada. Los intereses españoles se centran en los recursos pesqueros de la zona. El propio delegado lamenta lo que considera injusto: «No sólo nos abandonaron y dejaron a Marruecos matar al pueblo saharaui, sino que ahora es el país que busca explotar nuestras riquezas».

No todo son malas palabras a España, Beyun reconoce el apoyo social del pueblo: «Muchas personas asumen cierta responsabilidad de lo que provocan sus dirigentes, y lo agradecemos. El apoyo civil español ha evitado políticas más duras».

El papel internacional en la descolonización

Hay que entender el problema del Sáhara Occidental como un capítulo vergonzoso en la historia de todas las potencias. No sólo España y Marruecos. Tanto es así que la ocupación española estuvo supeditada al consentimiento francés, país que junto a Estados Unidos apoyó militarmente a Marruecos para la invasión, además de impulsar los polémicos ‘Acuerdos de Madrid' de 1975.

En la actualidad el pueblo saharaui sigue anhelando mayor presión internacional a Marruecos para aceptar el referéndum. Aunque en los últimos tiempos países como Estados Unidos optan por abrir vías a la autodeterminación. «El problema es que Marruecos continúa poniendo trabas, llevan décadas alargando el proceso y evitando que se cumplan los derechos de nuestro pueblo», sentencia el delegado saharaui en España.

Las vías que quedan

En 2013, tras casi un siglo desde que la situación se convirtiera en insostenible por parte de España y con cuatro décadas incumpliendo a lo que exige el Derecho Internacional, el pueblo saharaui continúa refugiado y reprimido mientras espera una respuesta. Dos vías desbloquearían esta situación: la primera, que Marruecos acepte el referéndum. En segundo lugar, sentarse a negociar con la autonomía saharaui en la mesa.

Todo ello pasa por la voluntad de España: «Si algún gobierno de la potencia, todavía administrativa, quisiera reconocer el derecho de autodeterminación saharaui, la presión sobre Marruecos le obligaría a negociar», reclama Bucharaya Beyun. El Derecho Internacional señala a España como responsable de este pueblo ante la represión marroquí y los campos de refugiados en Argelia.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

NOTICIAS RELACIONADAS

Puta no soy
ago 05

ENTREVISTA A CHARO IZQUIERDO

«Si ella es puta, él es putero»

En la novela 'Puta no soy' (LID Editorial), la periodista Charo Izquierdo se acerca a la realidad de miles de mujeres y niñas que son captadas por redes de explotación sexual, sacadas de sus orígenes y engañadas para prostituirse contra su voluntad. El libro narra la cruda historia de Luna, una niña que con 15 años ejerce la prostitución en una zona de su país, Perú, donde la minoría de edad se vende a los hombres como un amuleto de la buena suerte

Bailar para defender los derechos
jun 17

EL ACTIVISTA INDIO ANIRUDDHAN VASUDEVAN

Bailar para defender los derechos de las personas LGTB

Aniruddhan Vasudevan es activista de los derechos de la comunidad LGBT en la India pero no los defiende con pancartas, sino sobre el escenario: espectáculos de danza sin restricciones, sin límites y sin etiquetas de género. Hablamos con él sobre su pasión por este arte y sobre por qué bailar le hace ser más libre

El pájaro de Satyarthi
may 09

TESTIMONIO DEL ACTIVISTA INDIO

El pájaro de Satyarthi

Kailash Satyarthi, el activista indio que lucha contra la explotación infantil y que recibió el Nobel de la Paz en 2014, impartió una charla en A Coruña sobre la importancia de la educación y de los derechos humanos. «Tenemos el poder y el deber moral de ayudar a los millones de niños sometidos a explotación laboral», dijo

Comentarios