Zoom

'WWOOFING'

Vivir gratis a cambio de trabajar en una granja

¿Estás cansado del asfalto? ¿Sientes que tu vida está dominada por tu smartphone? ¿Hace años que no ves un huerto en directo? En el caso de que hayas respondido de manera afirmativa al menos a dos de las cuestiones, es que necesitas una cura urgente de Wwoofing, la tendencia más saludable del momento

ene 12 / 2014

Hay vida más allá de las calas de Ibiza, las playas de Cádiz o el FIB de Benicàssim. Si estás pensando en escoger un destino distinto para tus próximas vacaciones puedes probar con el Wwoofing. La World-Wide Opportunities on Organic Farms es una red de organizaciones nacionales que facilita voluntariados en granjas ecológicas de todo el mundo. Una oportunidad única de vivir la vida en el campo participando de manera activa en todas las actividades que se llevan a cabo en una granja.

Conocer el mundo rural en primera persona promete convertirse en una experiencia estimulante y ofrece una visión más completa del mundo. El trueque ha sido la forma de hacer negocios a través de intercambios durante siglos. Eso es lo que hace Wwoofing, trabajas para ellos en el campo y te dan tres comidas al día y alojamiento.

SwagTriste

Recolectar frutas y verduras, cuidar de los animales y reparar los paneles solares son algunas de las tareas de los 'wwoofers'. Después de inscribirte en la página de Wwoofing internacional, puedes acceder al largo listado de granjas en todo el mundo que desean recibir voluntarios. Una de las características de estas explotaciones rurales es que en ellas se llevan a cabo prácticas ecológicas y sostenibles. El voluntario se pondrá en contacto directamente con el lugar que le interese y concretará las fechas de estancia.

Un trabajo duro

«Si buscas alojamiento gratis en tus vacaciones,  Wwoof no es para ti», advierten en la web. El trabajo rural es una actividad intensa que requiere resistencia física y constancia. Los anfitriones de las granjas que acogen a 'wwoofers' se comprometen a instruirles en las actividades rurales. La obligación del voluntario es intentar adaptarse, ser autosuficiente y en ningún caso, generar un trabajo extra a aquellos que le han acogido.

Para lanzarte a esta experiencia natural tienes que tener 18 años como mínimo, aunque hay granjas que aceptan la presencia de niños, siempre y cuando vayan acompañados por adultos. El alojamiento varía de unos lugares a otros pudiendo ir desde una sencilla tienda de campaña hasta cabañas o una habitación en la propia casa de los anfitriones.

Algunos de los destinos ofrecen, además, dieta vegetariana, clases de yoga y la posibilidad de elaborar objetos de rafia o de aprender otros idiomas. Las páginas webs especializadas actúan como intermediarios y en ellas encontrarás toda la información relativa a esta actividad. Si estás pensando en unas vacaciones diferentes o en dar un cambio radical a tu vida quizás esta sea tu oportunidad.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:

SE DICE EN TWITTER

Qué se dice en Twitter...



NOTICIAS RELACIONADAS

Comentarios